Fuente: CR Hoy

(CRHoy.com) Las cifras fiscales previas al cambio de mando –el próximo 8 de mayo- le sonríen a la actual administración. No solo se ha reducido la presión sobre el déficit fiscal y sobre el endeudamiento, sino que también el país parece encaminado a cumplir de manera sobrada los compromisos cuantitativos del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los buenos resultados son producto de varios factores que confluyen para alivianar la situación. Por un lado, la recaudación tributaria está mostrando cifras récord, lo que genera unas arcas estatales más holgadas que en otro momento; por otro lado, aún se está gozando del efecto rebote en la economía, con lo cual cifras relacionadas al Producto Interno bruto (PIB) como la razón de la deuda, tienden a bajar. Y finalmente, el gasto, sin contar intereses, parece controlado.

La más reciente información sobre las cifras fiscales publicada este jueves por el Ministerio de Hacienda señala que a marzo los ingresos crecieron un 11,45% respecto al mismo periodo del 2021, especialmente influenciada por transferencias corrientes y una mayor recaudación tributaria.

Los datos que más interesan desde la óptica del acuerdo con el FMI son los del balance primario (ingresos versus gastos sin tomar en cuenta el pago de intereses de la deuda) y el endeudamiento.

A marzo de 2022, los ingresos alcanzaron ¢1.937.253 millones y los gastos totales sin intereses ¢1.575.490 millones, lo que deja un superávit primario de ¢361.762 millones (0,85% del PIB).

La meta con el PIB es que no se sobrepase un déficit primario de ¢34.000 millones.

“El resultado del balance primario es el mejor resultado de los últimos 17 años en millones de colones, si se observa por monto nominal y el mejor de los últimos 14 años, si se observa como proporción del PIB”, dijo Hacienda.

No obstante, si se toma el pago de intereses en cuenta, el resultado financiero sigue siendo deficitario. A marzo alcanzó los ¢331.091 millones.

El otro dato relevante es el del endeudamiento en donde ha habido un efecto debido al incremento en el tipo de cambio.

Según Hacienda, la deuda del Gobierno Central ascendió a ¢28.443.392 millones (66,46% del PIB), con lo cual en el primer trimestre del año, la deuda se ha incrementado de forma nominal en ¢1.171.404 millones, producto de que el tipo de cambio pasó de ¢642,66 en diciembre del 2021 a ¢667.37 a finales de marzo 2022.

Pese a ello, la razón deuda/PIB (explicado por el crecimiento económico) mostró  una reducción de 1,88 puntos porcentuales. Según Hacienda, el aumento nominal de la deuda acumulado en estos tres meses fue inferior al aumento del PIB nominal 2022 (¢2.892.222 millones).

Para Costa Rica y de cara al acuerdo con el FMI, el efecto del aumento en el tipo de cambio no resulta tan grave, pues se aplica una conversión definida por la entidad. Así, al hacer la conversión, el país todavía tiene un importante margen por debajo del límite establecido.

Así, para Costa Rica, el saldo de la deuda es de ¢28.443.392 millones, mientras que para efectos del FMI es de ¢28.023.243 millones.