Fuente: La Nación

El Ministerio de Hacienda acordó postergar por dos meses la aplicación del impuesto sobre el valor agregado (IVA) a los servicios transfronterizos, con lo cual el nuevo tributo por el uso de plataformas como Netflix o Spotify se iniciará hasta el próximo 1.° de octubre.

El cronograma inicial era que el tributo del 13% comenzara cobrarse en agosto, pero la entidad pública decidió atrasar la implementación debido a una solicitud efectuada por 14 bancos, públicos y privados, con operación en Costa Rica, confirmó Elian Villegas, jerarca de Hacienda.

“Los bancos nos solicitaron tiempo para efectuar un ajuste de sistemas. Nos pidieron un plazo mayor, pero finalmente llegamos al acuerdo de que fuera la entrada del tributo al 1. ° de octubre”, explicó Villegas.

El jerarca destacó que las entidades financieras son un socio relevante, pues el cobro de dichos servicios se efectúa mediante tarjeta de débito o crédito.

“Necesitamos que los sistemas de los bancos estén listos, para que realicen la retención (del impuesto) y nos hagan el traslado (del dinero), porque si no, no funciona”, aseveró Villegas.

108 servicios digitales que pagarán IVA

Los servicios digitales transfronterizos son los que brinda un proveedor que no está establecido o domiciliado dentro del país, por medio de Internet o cualquier otra plataforma digital, y que los clientes consumen en el territorio nacional.

Esto aplica, por ejemplo, para la publicidad en redes sociales como Facebook o Twitter que una empresa paga para llegar a audiencias dentro de Costa Rica. También, para servicios de videojuegos que serán utilizados en el país como PlayStation y Nintendo.

El pasado 12 de junio, la Administración Tributaria publicó la resolución DGT-R-134-2020, en la que definió la lista de 108 servicios digitales transfronterizos que estarán sujetos al IVA. Ese documento también detalla las dos modalidades en que se aplicará el cobro del tributo.

En el primero, la empresa proveedora del servicio podría aplicar el rebajo directamente al cliente al momento de la compra y transferirlo a Hacienda.

Para optar por esta modalidad, las compañías deben cumplir con un extenso proceso de registro ante la DGT para inscribirse como contribuyentes y seguir el procedimiento establecido en la resolución DGT-R-13-2020.

La segunda opción es que los emisores de tarjetas −los bancos y entidades financieras− hagan los rebajos de forma automática al momento de la compra de cualquiera de los 108 servicios enlistados por Tributación.