Fuente: Observador CR

A partir del jueves 1 de setiembre la contratación de los servicios de ingenierías, arquitectura, topografía y construcción de obra civil será grabada con un Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 8%.

Esto significa un aumento, pues actualmente es del 4%.

Desde que entró en vigencia la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas (N° 9635) se estableció que estos servicios, inicialmente, estarían exentos del pago de dicho tributo.

Posteriormente pagarían un 4% y a partir de este 1 de setiembre un 8%. La misma ley indica que del 1 de setiembre del 2023 en adelante la tarifa será del 13%, como la mayoría de intercambios comerciales.

Desde la Asamblea Legislativa y el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA) se han apoyado iniciativas para retrasar el aumento. Sin embargo, no hubo resultados en esa línea.

El director ejecutivo del CFIA, Guillermo Carazo, había señalado que el sector estaba en un proceso de recuperación económica luego de la pandemia y que por eso apoyaban la prórroga del beneficio. Pero esto no ocurrió.

“Durante el periodo de exoneración se vio un importante incremento en el registro de planos e intención de construcción”, había señalado Carazo.

“No genera ahorro a los costarricenses”

El CFIA calcula que este aumento al 8% podría impactar el costo final de las obras entre un 1,2% y un 2,2%.

Otro cálculo indica que cuando se cobre el 13%, el próximo año, el precio de las obras aumentaría entre un 4,6% y un 7%.

“Es el costo que llega directo al que compra una casa, al que la alquila o que construye cualquier proyecto de diseño de construcción.

“Por lo tanto tenemos que preverlo, es algo que no genera un ahorro a los costarricenses y es un impacto directo al costo final del proyecto”, señaló el presidente del CFIA, Rashid Sauma, en declaraciones a El Observador.