Fuente: CR Hoy

Debido a la pandemia y la crisis económica que se ha prolongado desde 2020, es probable que muchas empresas terminen el año fiscal con pérdidas en vez de utilidades. ¿Cómo deben enfrentar esta situación y qué deben hacer a la hora de hacer sus declaraciones?.

El Colegio de Contadores Públicos emitió una serie de recomendaciones a propósito de algunas variaciones contenidas en la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.

Según la organización, las pérdidas fiscales de las empresas son deducibles en periodos fiscales posteriores, lo que implica que las compañías todavía pueden reportar y deducir lo correspondiente al año anterior, o incluso extender hacia el siguiente la situación que enfrenten este 2021.

Para ello es trascendental el correcto registro de los costos y gastos, que estén debidamente soportados y documentados en la contabilidad, para poder aprovechar la deducibilidad de esa pérdida.

“Esto conlleva asociar el reconocimiento del impuesto diferido requerido en la NIC 12 y en el artículo 86 de Reglamento a la Ley del Impuesto sobre la Renta.  El contribuyente podría evaluar el uso de cuentas de control para darle soporte, ya que en ocasiones la Administración Tributaria ha solicitado que estén debidamente registradas”, indicó el Colegio de Contadores Públicos.

Para utilizar los gastos deducibles,  la empresa debe analizar si esos gastos son necesarios y estrictamente imprescindibles para la obtención de renta o para mantener la fuente productora de renta.

También deben de ser normales y concordantes con el giro del negocio y que sea proporcional con el volumen de las operaciones del negocio.

“Con esto se evitan que el registro de gastos, que no son deducibles, se incluya dentro de la declaración de impuestos”, indicaron.

Guillermo Smith, presidente del Colegio de Contadores Públicos de Costa Rica, señaló que independientemente de la nacionalidad, domicilio y lugar de la constitución de las personas jurídicas o de la reunión de sus juntas directivas o de la celebración de los contratos; son contribuyentes todas las empresas públicas o privadas que realicen actividades o negocios de carácter lucrativo en el país.

El actual periodo fiscal es de un año, va del 1 de enero al 31 de diciembre; y la declaración anual de impuesto sobre la renta debe presentarse y cancelar a más tardar el 15 de marzo de 2022.