Fuente: CR Hoy

El Colegio de Contadores Públicos de Costa Rica recomendó a los contribuyentes manejar con cuidado el cierre del periodo fiscal 2020 que por única vez abarcará 15 meses para calcular el pago del impuesto sobre la renta.

Guillermo Smith, presidente del Colegio, recordó que el cierre fiscal 2020 será el 31 de diciembre. Anterior a la aprobación de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas o plan fiscal, el cierre se hacía el 30 de setiembre.

Producto de los ajustes que obligó a realizar la entrada en vigencia de la normativa, el periodo fiscal comprende este año del 1 de octubre del 2019 al 31 de diciembre del 2020 y la respectiva declaración se puede presentar hasta el 15 de marzo del 2021.

El Colegio aclaró que las personas que desarrollen una actividad económica y que al mismo tiempo sean asalariados con pensión no pueden utilizar, parar realizar su declaración de renta, la base exenta para personas físicas con actividad lucrativa, independientemente del monto que se obtenga por concepto de salario.

Otro aspecto que los contribuyentes deben considerar es que desde el pasado 1 de diciembre está vigente el Catálogo de Bienes y Servicios (Cabys). 

Smith explicó que esto consiste en un grupo de códigos que sirve para identificar los bienes vendidos y servicios prestados y que se debe incluir a la hora de emitir el documento electrónico de la declaración.

Por ejemplo, los contribuyentes que están inscritos bajo la modalidad de Régimen Simplificado, aunque no están obligados a presentar factura electrónica, deben de conocer el código Cabys que deben entregar a sus clientes.  

“Es importante que los contribuyentes que tengan más de una actividad económica mantengan actualizado el Régimen Único Tributario” ya que los códigos que se utilizan van de acuerdo a la actividad económica. Por ejemplo, un médico veterinario, si además de realizar servicios de veterinaria, imparte clases, debe tener registradas las dos actividades económicas“, explicó el Colegio.

La institución recomendó a los contribuyentes no esperarse hasta el último momento parar realizar la declaración de renta y que además se hagan acompañar por un profesional en contabilidad para realizar el trámite.