Fuente: La Prensa Libre

Las políticas de reducción del déficit fiscal continúan a paso de tortuga por parte del Gobierno, sin embargo, el sector privado parece ser el que da la cara, al punto que el incremento de la producción se constituye en el principal respiradero en la carencia financiera pública.

Para Edgar Ayales, ministro de Hacienda, el comportamiento del sector productivo en los primeros meses del año significó una contención del déficit fiscal y un crecimiento en la captación de recursos vía tributos.

“Son buenas noticias, ya que se ve un crecimiento de la economía que significa para el país que el déficit esté controlado, al menos en el corto plazo”, indicó Ayales.

Hacienda comienza a lanzar suspiros, ya que según se proyecta en el sector empresarial, para el segundo trimestre del año las expectativas son igualmente optimistas.

Y es que según la encuesta de Negocios “Pulso Empresarial”, por parte de la Unión Costarricenses de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep), el 56% de los empresarios anuncian planes para incrementar la inversión, principalmente el sector de exportaciones.

Para Manuel Rodríguez, presidente de Uccaep, las principales preocupaciones del sector empresarial son el tema de competitividad en infraestructura y el poco acceso al crédito, principalmente por el sector de la pequeña y mediana empresa.

Por otro lado, la encuesta trimestral sobre las expectativas empresariales, del Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas, también coincide en cuanto al optimismo.

Esa investigación resalta que el 50% de los empresarios manifestaron expectativas de incremento en ventas y producción para el segundo trimestre.

El 62% de las gerencias del sector de manufactura mostraron dicho optimismo y el 58% de los empresarios del sector comercio estiman aumentos en sus ventas y producción, según el Instituto.

“Lo importante es que, como sector productivo, vemos estabilidad con respecto a los índices anteriores. Es necesaria la toma de decisiones por parte de las autoridades y potenciar el desarrollo de las actividades productivas”, concluyó Rodríguez.

Ante el comportamiento optimista del sector empresarial, ya Hacienda comienza a dar grandes zancadas en cuanto a la tecnificación de las plataformas de recaudación y a aprovechar la moderada recuperación de la economía.