La actual crisis petrolera nos llama a tomar medidas claras y ecuánimes para combatir nuestra dependencia del petróleo. Sin duda alguna, nuestra mayor fortaleza es la producción hidroeléctrica, la cual debemos explotar al máximo.

Una de las medidas más interesantes de ver sería la eliminación de todos los impuestos de importación de los vehículos “híbridos”, estos son los carros que funcionan con electricidad y gasolina.

¿Cómo funciona? Muy sencillo, lo que más gasta gasolina en un carro es esa constante frenada y arrancar que uno tiene que hacer cuando esta en presas o en la ciudad. El estar frenando y acelerando a cada rato nos gasta casi todo el combustible del tanque, mientras que cuando estamos en pista casi no se gasta gasolina. Los carros híbridos lo que hacen es utilizar la electricidad cuando el carro va a menos de cierta velocidad (por ejemplo, 60 kilómetros por hora) y cuando uno va en pista se pasa a gasolina automáticamente. De esta forma, cuando más gastaría gasolina usa la electricidad.

Hoy en día varias empresas tienen ya carros híbridos a la venta: la Honda tiene el Civic, Insight y Accord; la Toyota tiene el Prius y Highlander SUV; la Ford tiene el Escape SUB; y el Lexus RX 400h SUV. Para finales de este año se anuncian el Mercury Mariner SUV, el Saturn VUE, el Dodge Ram, y de la GM el Silverado y el Sierra. Para el próximo año saldrá a la venta el Lexus GS. Y para el 2007 tendremos ya el Chevrolet Malibu y el Tahoe, el Nissan Altima, el Toyota Camry y el Sienna, y el Dodge Durango.

Como se puede ver, la oferta es amplia y muchas de estas empresas están presentes en nuestro país. Lo que pasa es que como esta tecnología es nueva, es cara. Por ello, se necesita quitar todos los impuestos de importación a estos vehículos para que sean accesibles al público y puedan competir con los normales. Por ejemplo, el Prius no baja de 20,000 dólares; el Civic de 19,000; el Highlander de 35,000; el Accord 20,000; el Lexus 49,000 y el Escape 26,000.

Espero que pronto podamos adquirir a precios competitivos estos vehículos, para aprovechar nuestros recursos y no depender tanto del petróleo. A la vez, los usuarios ahorraríamos mucho dinero. Por ello, hago un llamado a los señores y señoras Diputados a reconsiderar la imposición del IVA sobre la importación y venta de dichos vehículos.

Por Hermes Navarro del Valle

Periódico La Prensa Libre