Fuente: revistamyt.com

Según publicó la firma financiera Aldesa, la calificadora de riesgo, Fitch, le otorgó al país una calificación “BB+”, con perspectiva estable.

Factores como la estabilidad política, el alto desarrollo humano, la capacidad para atraer inversión extranjera y los indicadores de gobernabilidad son los que llevaron a la agencia a calificar con un grado positivo.

Sin embargo, Aldesa asegura que el principal riesgo de crecimiento que tiene Costa Rica se encuentra en su estructura interna, debido a la inestabilidad que el alto déficit fiscal impone a empresarios y consumidores. Según informa la firma, las necesidades financieras del Gobierno son superiores al 10.6% del PIB, lo cual es incluso más alto a otros países con calificación “BB”.

Además Fitch señala la alta dolarización de los créditos y a la poca flexibilidad del tipo cambiario como factores que aumentan la vulnerabilidad del país.

El complejo panorama político de la próxima Asamblea Legislativa costarricense es también un factor de riesgo según la empresa evaluadora, pues vislumbra pocas posibilidades de lograr una reforma fiscal ante un parlamento tan dividido.

Posiciones encontradas. La calificación otorgada por Fitch se encuentra un grado por debajo del “Grado de Inversión”, otorgado por Moody’s, otra agencia calificadora; mientras que supera la calificación dada por “Standard and Poor´s”, de “BB”.