Fuente: CR Hoy

Una disposición emitida por las autoridades hacendarias estaría generando el cobro dual de impuestos y de multas así como un aparente trato desigual entre los contribuyentes que tienen bienes inmuebles y los alquilan mediante plataformas digitales, tipo Airbnb.

El problema se originó desde la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, ya que por disposición reglamentaria los dueños de estos inmuebles tenían la posibilidad de tributar con el impuesto a las utilidades o el de rentas de capital si el bien no se encontraba afecto a una actividad lucrativa y contara con un colaborador inscrito a la CCSS.

No obstante muchos contribuyentes no realizaron esta gestión y la administración tributaria dejó la dualidad de obligaciones, lo que ahora les implica tener que presentar una declaración D-125 cada mes y una declaración de impuesto a las utilidades al finalizar el periodo.

“Esto está generando cobros de impuestos y multas ya que muchos contribuyentes presentaron la declaración de impuesto a las utilidades y no han venido cancelado mensualmente la renta de capital”, denunció Marco Vargas Siles, especialista en impuestos y director de Vargas Vargas & Asoc.

Según el especialista, todos los contribuyentes que se inscribieron en la actividad económica de alquileres temporales son obligados a presentar la D-125 y pagar rentas de capital, pero debido a la crisis muchos están sufriendo lo mismo que los hoteles y mantienen elevados gastos de mantenimiento, impuestos municipales, servicios públicos, etc., que no son susceptibles de deducir.

“Más allá de las contingencias, cobros y multas que se están generando, en el fondo se está estableciendo una desigualdad entre agentes económicos con actividades económicas similares. En materia fiscal el principio de igualdad establece la obligación de contribuir con los gastos del Estado en forma proporción con su capacidad económica, de manera tal que condiciones idénticas deben imponer los mismos gravámenes”, aseveró Vargas.

“Es claro que existe una voracidad fiscal y que la intención es generar impuestos sin una racionalidad”, añadió.

De momento Hacienda no ha comunicado ningún tipo de variación en las disposiciones que regulan el cobro de estos impuestos.