Fuente: La Nación

Los diputados aprobaron, este lunes, nuevas exoneraciones del impuesto al valor agregado (IVA) en la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, en esta ocasión para los productos agropecuarios y agroindustriales orgánicos que sean producidos en el país.

Se trata del expediente 21.202, aprobado de forma unánime, por los 39 legisladores que estaban en el plenario de la Asamblea.

El texto incluye dos incisos nuevos en el artículo de la ley del IVA que contiene la lista de actividades y productos exentos de pagar ese tributo.

Se establece la exención de ese impuesto sobre la venta de productos agropecuarios y agroindustriales orgánicos producidos en suelo nacional en el marco de la Ley de desarrollo, promoción y fomento de la actividad agropecuaria orgánica.

Para hacerse acreedores de ese beneficio, debe tratarse de productos debidamente registrados y certificados. Asimismo, queda exenta del IVA la importación de equipo, maquinaria e insumos que se utilicen en las diferentes etapas de producción y agroindustrialización de los productos orgánicos.

Para hacer efectiva esa exención, el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) tendrá que emitir un reglamento para avalar cuáles serán los equipos, maquinaria e insumos que podrían recibir el beneficio aprobado.

Junto con la reforma hecha en la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, también se hizo la modificación en la Ley de desarrollo, promoción y fomento de la actividad agropecuaria orgánica, para hacer efectiva la exención del impuesto al valor agregado.

El plan aprobado también establece que los ministerios de Hacienda y de Agricultura y Ganadería tendrán que revisar, cada cinco años, las exoneraciones autorizadas por la iniciativa, que fue promovida por José María Villalta, del Frente Amplio.

Según datos presentados en la exposición de motivos del proyecto, a diciembre del 2018 había 93 operadores orgánicos en 8.000 hectáreas dedicadas a producción agrícola de este tipo.

La propuesta también describe que 12 de esos operadores forman grupos de personas productoras orgánicas organizadas (GPO), que dedican 4.700 hectáreas a esta producción.