Fuente: La Nación

Los diputados incluyeron a los trabajadores independientes no inscritos actualmente ante la CCSS, en el proyecto de ley que limitaría a cuatro años de cuotas los cobros retroactivos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Así quedó planteado con la aprobación de una moción de texto sustitutivo del expediente 21.434, el martes en el plenario de la Asamblea Legislativa, con el voto favorable de los 45 diputados presentes en la votación.

Con la nueva versión, se reduce de 10 a cuatro años el plazo de prescripción de las obligaciones contributivas de los trabajadores independientes, tanto para imponer sanciones como para cobrar la obligación principal.

En el transitorio segundo de la nueva versión aprobada como texto base, se establece que, por una única vez, se aplicará el plazo de cuatro años en lo que respecta a las contribuciones de trabajadores independientes a la seguridad social nacidas antes de la entrada en vigor de la ley, es decir, de trabajadores no inscritos actualmente y que acudan a inscribirse.

Eso aplicará igualmente, pese a que existan o no procedimientos determinativos, sancionatorios o de cobro, en trámite.

La nueva versión de la iniciativa, además, establece que la prescripción deberá declararse en sede administrativa, a petición del trabajador independiente, sin perjuicio de que pueda ser alegada también en sede judicial.

“Tenemos a casi la mitad de la población de trabajadores independientes fuera del sistema del seguro social y, lamentablemente, en una realidad como la actual, estamos condenando las personas a una vejez en pobreza”, dijo la jefa de Liberación Nacional, Kattia Rivera, antes de que se aprobara la moción.

La verdiblanca enfatizó que tener un plazo retroactivo de 10 años hace casi imposible que los independientes no inscritos se pongan al día, por lo que se debe rescatar la disponibilidad de todos los partidos para aprobar la iniciativa de la forma más pronta.

De hecho, la moción contó con votos de las seis bancadas políticas, incluyendo el Frente Amplio, que no obstante puso a discusión otras cinco mociones de fondo para que el plazo de prescripción de las deudas quedara fijado en 10 años. Esta agrupación se oponía a incluir a los trabajadores no inscritos en la prescripción de cuatro años.

El jefe frenteamplista, Jonathan Acuña, comentó que la moción aprobada se limitaba a reformar los plazos de prescripción y consideró positivo que se limite a solamente las personas independientes, y se deje por fuera a los patronos.

“Cuando un patrono no cumple con obligaciones a la CCSS, no solo incumple con su obligación, sino que también se ha dejado el aporte de la persona trabajadora, entonces ahí la situación es totalmente distinta”, reclamó.

Enfatizó que el FA tiene observaciones sobre la definición de trabajador independiente, porque consideran que no coincide con el que maneja la Caja en su reglamento de afiliación de trabajadores independientes.

Una vez aprobada la nueva versión del proyecto de ley, este fue enviado a consultas obligatorias en la CCSS, la Superintendencia de Pensiones, la Contraloría General de la República, la Procuraduría General de la República, el Ministerio de Hacienda y otras entidades.

Como el proyecto tiene aprobada una moción de dispensa de los trámites, una vez que se emitan dichos criterios, regresará al plenario para los procedimientos finales de la iniciativa legal.

El nuevo texto consta de un solo artículo, el citado anteriormente sobre la regulación de la prescripción, así cómo una definición de trabajador independiente y dos transitorios.

Esta redacción es mucho más corta que la dictaminada en comisión, la cual consta de tres definiciones, 10 artículos y dos transitorios.