Varias señales indican una mejora en la economía, la cual ya beneficia a algunas familias con la generación de más empleo privado.

Para muestra varios botones: la actividad económica, que refleja la producción física de bienes y servicios, subió en diciembre casi un 7% con respecto al mismo mes del año anterior; las importaciones, las exportaciones y el crédito también van al alza.

Además, se suma la mayor recaudación tributaria y el aumento en el número de sociedades, lo cual refleja más negocios.

Los buenos números son una de las razones por las cuales las calificadoras de riesgo mantuvieron la nota a la deuda tica.

Empresarios y un economista consultados coinciden en que la mejora es real. No obstante, el punto débil se mantiene: el alto déficit fiscal que amenaza con quitarle recursos al sector privado y con un incremento en las tasas de interés que afecta la inversión.

También la crisis en Europa y el incremento en los precios del petróleo amenazan los resultados.

Versión empresarial. “En efecto, estamos percibiendo un mayor optimismo por parte de los empresarios industriales para el 2012”, comentó Pedro Morales, asesor en política industrial y pyme (pequeña y mediana empresa) de la Cámara de Industrias.

Arnoldo André, presidente de la Cámara de Comercio, considera que al menos la situación no ha empeorado. No obstante, el aumento en las tasas de interés (como secuela del déficit fiscal) podría causar una merma en las inversiones. “Sí hay preocupación de que suba el costo del capital”, señaló.

Advertencias. Alberto Trejos, economista de la empresa CEFSA, considera que la mejora es real, pero hace advertencias.

“Creo que es un fenómeno robusto y bienvenido. Me parece que sus límites dependen de cómo nos vaya en otros frentes financieros, que son donde se centran las preocupaciones: el déficit fiscal (con su consiguiente efecto sobre las tasas de interés y la disponibilidad de crédito para el sector privado) y apreciación real del colón (que afecta negativamente las exportaciones)”, comentó.

Además, dijo Trejos, se reafirma la necesidad de enfocarse en la competitividad, la educación, la inversión extranjera directa, y otros que sustentan, en el largo plazo, la capacidad de crecer.

No fue posible tener la opinión del Banco Central.

Por Patricia Leitón
Periódico La Nación