Fuente: CR Hoy

(CRHoy.com).-El Colegio de Ciencias Económicas de Costa Rica (CCECR) se manifestó en favor del proyecto de ley para la creación del impuesto de renta global dual.

Este martes el presidente de este colegio profesional, Ennio Rodríguez Céspedes, dijo que el proyecto pactado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) va en la dirección correcta y que afectará solo a los costarricenses de mayores ingresos.

Ante los diputados de la Comisión de Asuntos Hacendarios del Congreso, donde se discute la propuesta, Rodríguez Céspedes dijo que el 100% de los contribuyentes que se verían afectados son los de mayores ingresos. 

“Quiere decir que la incidencia del impuesto es claramente sobre los que tienen mayores ingresos, por lo tanto, este proyecto vendría aumentar la progresividad de la estructura tributaria costarricense. Este proyecto va en la dirección correcta de renta global dual”, considera.

La renta global dual es el cobro del impuesto sobre las ganancias totales que reciben los trabajadores asalariados e independientes.

En la propuesta del gobierno, ese impuesto recaería sobre  aquellos costarricenses que perciban ingresos anuales que superen los ¢8.425.000, es decir, los ¢702.083 mensuales. En ese cálculo, se excluye el aguinaldo, el cual seguiría exento.

Cuando en este contexto se habla de ingresos, no se refiere solamente al salario de la persona, sino que suma todas las entradas económicas.  Por ejemplo si es también trabajadora independiente, si recibe ingresos por alquiler de algún inmueble, ganancias por alguna regalía, intereses por bonos o valores cedidos, entre otros.

Quienes tengan más de una fuente de ingresos deberán reportarlas a Hacienda en la misma declaración para pagar el tributo con base en todas las rentas unificadas y no por separado, como ocurre actualmente.

La tarifa del impuesto oscila entre el 10,0% y el 27,5%, dependiendo de los ingresos de cada persona.

Hay que tomar en cuenta que, actualmente, pagan renta los asalariados con ingresos superiores a ¢842 mil y los independientes cancelan el impuesto a partir de los ¢312 mil.

Con este plan, el gobierno espera recaudar ¢170 mil millones anuales.

Información en desarrollo