Fuente: La República

El proyecto de renta global propuesto por el Poder Ejecutivo trae consigo un aumento solapado en el pago del impuesto de renta, que afectará inclusive a quienes no tienen rentas adicionales, según Eduardo Cruickshank, jefe de fracción de Restauración.

Por ejemplo, un trabajador que tiene cónyuge y dos hijos en edad escolar, con un único ingreso mensual por salario de ¢1 millón y que hoy aplicándole las deducciones no paga el impuesto, pasaría a pagar, con la propuesta del Ministerio de Hacienda la suma de ¢352 mil anuales.

La situación se agrava aún más para quien sí tiene renta adicional, pues en el caso de un trabajador con cónyuge y dos hijos estudiantes, que en la actualidad tiene un salario mensual de ¢1 millón y adicionalmente tiene un ingreso mensual por alguna otra actividad económica de ¢500 mil, por ese adicional con la nueva fórmula, pasaría a pagar la suma de ¢1,2 millones anuales, en lugar de los ¢260 mil que hoy en día debe pagar una persona con ese mismo nivel de ingresos.

“El proyecto de renta global debería ser un instrumento de lucha contra la elusión mediante la unificación de los ingresos de las personas físicas, para calcular el impuesto sobre la renta, y eso lo apoyamos; pero la propuesta del Poder Ejecutivo implica un aumento en el pago del impuesto de renta, para aquellos trabajadores, con o sin renta adicional superior al mínimo de la base imponible actual, y eso es tramposo”, aseguró Cruickshank.