Fuente: La República

A pocos días de que el presidente Rodrigo Chaves cumpla 100 días al frente del país, varios líderes del Congreso se quejan de la ausencia de una ruta fiscal clara para contener el gasto.

Asimismo, destacan que a estas alturas solo ha dado señales de querer incrementar el gasto público, tal y como lo hizo el último gobierno del PAC bajo la guía de Carlos Alvarado.

Y es que hasta el momento, la ruta del gobierno, se ha caracterizado por el relajamiento de las normas que controlan y contienen el gasto público, como por ejemplo la regla fiscal para aumentar el gasto en ¢400 mil millones al año, el descongelamiento de plazas vacantes en el gobierno central y otras instituciones, así como la búsqueda rápida de recursos de endeudamiento público externo, existentes o futuros, como los recursos del Fondo de Avales, los eurobonos y otros créditos, según Paulina Ramírez, diputada del PLN y presidenta de la Comisión de Hacendarios del Congreso.

“Se trata de propuestas que solo sirven para mantener la situación actual y trasladar a futuro una verdadera consolidación fiscal. Los tiempos corren en contra del Poder Ejecutivo, para plantear opciones transparentes y claras para atender el problema, sin volver a los mecanismos del Gobierno anterior, porque pareciera que se trata de la misma ruta. El problema con la ruta del Ejecutivo es que no es clara ni transparente frente a la ciudadanía”, agregó Ramírez.

Lo más preocupante de todo, es que el gobierno de Chaves plantea al mismo tiempo aprobar eurobonos por $12 mil millones, créditos adicionales por $2 mil millones, la ampliación del empréstito con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y hasta una propuesta para validar la renta global en el país.

Esta última se trataría de una reforma tributaria que permitiría al gobierno englobar todas las rentas de una persona física o jurídica y así cobrar impuestos, lo cual, aumentaría la recaudación y golpearía a todos los sectores.

“Anuncian el respaldo a la renta global dual, lo cual, sería una subida terrible de impuestos. Lo que parece es que la ruta fiscal es más gasto, más impuestos y más deuda”, dijo Eli Feinzaig, jefe de fracción del Partido Liberal Progresista.

Las bancadas de la Unidad y el Frente Amplio también tienen dudas sobre los esfuerzos del gobierno para gestionar la deuda y aseveran que hasta el momento, parece una continuación del gobierno PAC de Carlos Alvarado en materia fiscal.

En ese sentido, el propio Nogui Acosta, ministro de Hacienda, ha reconocido que de momento trabajan con la ruta de mediano plazo del gobierno anterior.

Asimismo, aseveró la semana pasada en conferencia de prensa la necesidad que tiene el gobierno de conseguir al menos $14 mil millones para pagar la deuda y sus intereses.

“Nos interesa muchísimo que los eurobonos se aprueben en un corto plazo ya que si Hacienda tiene que salir al mercado local para financiar la deuda presionaría al alza las tasas de interés y quedaría muy poco espacio para que los sectores productivos financien sus proyectos”, destacó el jerarca.

Preocupados

En casi tres meses de gestión de Rodrigo Chaves, no existe una ruta clara en materia fiscal y por el contrario, hay señales preocupantes de mayor gasto público y endeudamiento, según la oposición.

Eli Feinzaig
Jefe de fracción
Liberal Progresista

De momento no se percibe que exista una ruta clara del gobierno en materia fiscal y de gestión de la deuda.

De hecho, nos preocupan varias acciones como la relajación e interpretación de la regla fiscal, lo cual, permitirá incrementar el gasto público en unos ¢400 mil millones; asimismo, se ha pedido eliminar una norma de ejecución presupuestaria para descongelar plazas vacantes, lo cual, se traduce en más gasto al aumentar la planilla.

Asimismo, anuncian el respaldo a la renta global dual, lo cual, sería una subida terrible de impuestos.

Lo que parece es que la ruta fiscal es más gasto, más impuestos y más deuda.

Sofía Guillén

iputada
Frente Amplio

Hemos estado en la mejor de las disposiciones para conversar sobre el proyecto de eurobonos y de parte del Frente Amplio, no seres mezquinos, ni politiqueros en este tema, porque entendemos la importancia del mismo para garantizar gobernabilidad y evitar más presión del tipo de cambio y un aumento en las tasas de interés.

Sin embargo, somos perspicaces porque al preguntarle al ministro de Hacienda sobre una ruta fiscal, él dice que todavía no la tienen y que están trabajando sobre la ruta a mediano plazo que dejó Carlos Alvarado.

Paulina Ramírez
Diputada
Liberación

Luego de casi 100 días de gobierno, la ruta, “más o menos clara” del gobierno, no explícita y muy difusa, se caracteriza por un relajamiento de las normas que controlan y contienen el gasto público. Prueba de ello es la regla fiscal, normas de ejecución presupuestaria y creación de plazas para atender los mismos servicios, entre otras medidas.

Por otra parte, han estado insistiendo en la búsqueda rápida de recursos del endeudamiento público externo, existentes o futuros.

Todo esto solo sirve para mantener la situación actual y trasladar a futuro una verdadera consolidación fiscal.

Daniela Rojas
Jefa de fracción
Unidad

Desde la Fracción Unidad hemos sido insistentes respecto a la gestión de la deuda, y hasta el momento no hemos tenido respuesta clara.

Para nosotros es muy importante que el gobierno establezca una verdadera ruta de contención del gasto, y de generar recursos frescos al Estado. Hasta ahora vemos una ruta muy similar a la implantada por el gobierno del PAC.