Fuente: La Nación

En 73 minutos de discurso en la Asamblea Legislativa, la presidenta de la República, Laura Chinchilla, pidió anoche a diputados y sectores sociales un esfuerzo más para alcanzar un diálogo que se traduzca en gobernabilidad.

La mandataria rindió su penúltimo informe de labores con un nuevo llamado a la concertación, luego de tres díficiles años en los que su imagen y proyectos han sido objeto de fuertes críticas.

“Me interesa, en particular, aprovechar esta ocasión para hacer una invitación abierta a que trabajemos juntos, superemos diferencias que puedan separarnos y convirtamos en acuerdos creativos el amor por nuestro país”, afirmó la presidenta.

El discurso giró en torno a la apertura de espacios que le permitan alcanzar metas de gobierno, como la ley de empleo público y otras ya fracasadas como el plan fiscal.

“Hemos logrado que crezcan la producción, el empleo, las exportaciones y la inversión extranjera, y hemos mantenido la inflación en niveles muy bajos. Sin embargo, el desempleo continúa siendo alto y el déficit fiscal sigue sin resolverse”, recordó la mandataria.

Compromiso. Si bien el llamado al diálogo ha sido una constante en lo que va de su administración, la presidenta mostró por primera vez una apertura al cambio en su estilo de gestión, con tal de lograr los consensos necesarios.

“Me comprometo ante ustedes a que, si mi disposición a escuchar no ha quedado clara, cambiaremos lo que tengamos que cambiar, hasta que no quede duda de ella”, dijo.

La prisa de tener el último año encima, con la meta de reducción de pobreza sin cambios más allá de un freno en el índice, sin poder bajar al 6% el desempleo, a pesar del crecimiento económico, y con un año electoral a todo fuego, Chinchilla clamó a los diputados por mejorar relaciones y sacar adelante la tarea pendiente.

La gobernante aprovechó para mostrar una lista de avances en su gestión como señales de buena fe para ganar la voluntad legislativa.

En esta línea, agradeció el aporte de la Asamblea para aprobar créditos internacionales para infraestructura educativa, las mejoras en carreteras y el acceso a bonos y créditos de vivienda.

“Con la ayuda de esta Asamblea Legislativa, hemos promovido diversos mecanismos financieros que permitirán revitalizar en el corto plazo el mercado de vivienda para este segmento de la población”, añadió.