Fuente: CR Hoy

Con la aprobación de la ley para regular a las plataformas de hospedaje no tradicionales como Airbnb, ahora quienes ofrezcan sus casas o habitaciones para alquiler deberán cumplir con nuevas obligaciones.

La votación final tuvo 40 legisladores a favor y solo 1 en contra.

De acuerdo con el expediente 20.865, que pronto será ley, las nuevas obligaciones para quienes ofrezcan hospedaje se enfocan en siete puntos.

Inscribirse ante el Instituto Costarricense de Turismo (ICT), pagar un 13% de IVA seis meses después de la publicación de la ley, así como ajustar sus establecimientos para cumplir con la ley 7.600 en los próximos dos añosson parte de las nuevas disposiciones que deben acatarse.

De acuerdo con información del ICT, solamente el año pasado en promedio un 9,2% de los turistas que ingresaron al país vía aérea, utilizaron habitaciones adquiridas por este tipo de plataformas.

El objetivo de esta ley es regular y planificar la prestación de servicios turísticos de alquiler en viviendas, apartamentos, villas, chalés, bungalós, cuartos o similares.

Además, busca defender y proteger a los usuarios de estos servicios turísticos y regular las plataformas de empresas de comercialización o intermediarias, entre usuarios y prestatario del servicio.

Estas son las principales obligaciones de las empresas:

1-Inscribirse como empresa de hospedaje no tradicional, ante el Instituto Costarricense de Turismo.
2-Pagar 13% de IVA seis meses después de la publicación de la ley.
3-Inscribirse ante la Dirección General de Tributación, para el pago de los impuestos establecidos por ley.
4-Expedir factura digital desglosada con los servicios prestados, de acuerdo con los precios pactados o convenidos.
5-Ofrecer un producto adecuado a los objetivos de comercialización y servicios turísticos de empresas de hospedaje no tradicional.
6-Permitir el acceso libre y la permanencia a los usuarios de los servicios sin más restricciones que las que vengan establecidas por el sometimiento a la ley.
7-Adecuar el acceso a la ley 7.600 en un plazo de dos años.

Derechos de las empresas de hospedaje no tradicional
El reglamento le concede a los empresarios que utilicen cualquiera de estas plataformas de hospedaje derechos básicos:

1-Ejercer libremente su actividad sin más limitaciones que las previstas en el ordenamiento jurídico.
2- Obtener el certificado de sostenibilidad turística otorgado por el ICTsiempre y cuando cumpla con todas las condiciones requeridas para dicho certificado.
3-Acceder a las actividades de promoción turística del ICT, en las condiciones que este fije.

Complacidos

La mayoría de empresarios del sector turismo abogó desde hace unos meses por la regulación de este tipo de hospedaje y ya es una realidad, hasta los mismos diputados que estuvieron al frente de esta iniciativa celebraron el avance.

“Hoy hemos dado un gran paso para que el país cuente con una legislación moderna y acorde a la realidad del mercado. La legalización del Hospedaje no Tradicional a través de plataformas digitales contribuirá a la seguridad del usuario y establecerá reglas claras para los proveedores de este servicio.

Este proyecto no establecerá un impuesto de más a las plataformas. Lo que hará es cobrar el 13% del IVA que actualmente no se hace y que como cualquier empresa comercial en el país deberá pagarlos”, explicó Pablo Heriberto Abarca, diputado de la Unidad Social Cristiana y uno de los impulsores del proyecto.

Para la Ministra de Turismo, María Amalia Revelo, esta ley permitirá una competencia más igualitaria dentro del sector turístico.

“Garantiza un paso vanguardista en cuanto a normativa para garantizar mayor protección a los turistas; el ICT iniciará a partir de la entrada en vigencia de la ley, los procesos correspondientes para su ejecución, velando por su cumplimiento, esto para mejorar la experiencia de los turistas que nos visitan”, dijo Revelo.

La Cámara Nacional de Turismo (Canatur) también insistió en la urgencia y la necesidad de formalizar este tipo de establecimientos para que el sector tradicional compitiera de una forma más justa.

“Debemos señalar que el sector empresarial no se opuso, en ningún momento, a este tipo de comercio, siempre, entendimos que es parte de un proceso de cambio y sabemos que su presencia diversifica la oferta al turist a, pero, sin regulación, ponía una presión muy fuerte sobre el sector formal de hotelería. Con la aprobación del proyecto se crean condiciones y obligaciones similares, pero además, ahora estos negocios aportarán a la economía nacional mediante la recaudación de impuestos”, dijo Sary Valverde, presidenta de Canatur.

Por su parte, los empresarios hoteleros comenzaron la búsqueda de regulación desde hace más de cuatro años no con el fin de evitar la competencia que dichos sistemas le ofrecen al sector, sino más bien con el propósito de coexistir pero con regulaciones que emparejaran el mercado distorsionado por este tipo de negocios, según Javier Pacheco, presidente de la Cámara de Hoteles.

“La aprobación, no solo va a meter en cintura a quienes brinden hospedaje por medio de plataformas digitales con respecto a la seguridad para los usuarios, sino que los obliga a contribuir con el pago de impuestos para el gobierno, tal y como ya lo hacen los hoteles desde décadas atrás”;, agregó Pacheco.

Golpe al desarrollo?

Como en la mayoría de situaciones en la vida, lo que favorece a unos, perjudica a otros y la nueva ley no es la excepción.
La misma plataforma Airbnb se mostró inconforme con el proyectoy fue respaldada por la Asociación de Consumidores Libres (ACL).

Limitar las oportunidades de crecimiento y empleo en zonas rurales, así como ponerle trabas al nacimiento de las economías colaborativas, son parte de las objeciones a la ley.

Además,se quejaron de que nunca se les tomó en cuenta para definir las nuevas obligaciones.

“Los beneficios de Airbnb en Costa Rica son de gran alcance (…) paralelamente,las pérdidas que se generarán en toda la comunidad por la nueva regulación afectarán no solamente a los anfitriones sino también a los restaurantes y otros pequeños empresarios locales que hoy se benefician del turismo local que genera Airbnb. El alojamiento de corto plazo en Costa Rica juega un papel crucial en la industria turística local y en la economía en general”, externó la plataforma en un comunicado.

De acuerdo con Juan Ricardo Fernández, presidente de la ACL, esta regulación viola los derechos fundamentales de los consumidores costarricenses.

“Se está violentando además la libertad económica para generar ingresos adicionales. En tiempos en los que es urgente la reactivación económica, especialmente en las zonas de menor desarrollo del país, se impulsa esta iniciativa que aísla a los costarricenses de participar y beneficiar del turismo”, indicó Fernández.

Asimismo, reiteraron que nunca plantearon ser competencia de hoteles.

Además de las multas económicas, los contribuyentes de este impuesto sobre el hospedaje no tradicional que se encuentren morosos, no podrán contratar con el Estado o cualquier institución pública.