Fuente: CR Hoy

(CRHoy.com).- Un nuevo Reglamento para el Aseguramiento Contributivo de Trabajadores Independientes fue aprobado por la Junta Directiva de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y publicado este lunes por el Diario La Gaceta, lo cual significa que ya entró a regir de manera oficial.

Según explican desde la empresa especializada Grant Thornton, este texto reglamentario se emite con el fin de regular el campo de aplicación, los requisitos, el proceso y condiciones para el ingreso de los trabajadores independientes que aplican para ingresar en este régimen de contribución.

Las personas que aplican para este reglamento son los trabajadores independientes, tanto costarricenses o extranjeros, que residan en el país y cumplan con la obligación de afiliarse y contribuir al régimen de la seguridad social.

Aquí también se resalta que la condición de trabajador asalariado no exime a ninguna persona de su obligación de cotizar también como independiente, dado el caso de que un trabajador genere ingresos por ambos medios.

Aquí es importante que las declaraciones se realizan sobre los ingresos netos que recibe cada trabajador, lo cual significa que las autoridades no toman en cuenta el costo operativo para realizar su actividad económica.

Otro elemento de peso es que también existe una base mínima contributiva (monto mínimo para contribución obligatoria) y no se considerará asegurado obligatorio a aquel trabajador independiente con ingresos menores al monto mínimo de contribución establecido.

Eso sí, estos trabajadores podrán optar de forma voluntaria si se afilian y contribuyen únicamente al Seguro de Salud, o si cotizan también al Seguro de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) durante los primeros 6 meses de afiliación. A partir del séptimo mes la cotización se vuelve obligatoria para ambos regímenes.

También se excluyen las rentas pasivas como parte de los ingresos de los trabajadores independiente sujetos a la contribución de los seguros sociales, las cuales están definidas como: ingresos por certificados de inversión, avales, dividendos, intereses no derivados de una actividad laboral o profesional, arrendamiento de licencias o patentes; intereses de inversiones financieras; otras formas de distribución de utilidades; dietas por participación en órganos colegiados e ingresos por alquileres.

Finalmente, este reglamento establece que en los procedimientos donde se pretende la confección de facturas adicionales por concepto de trabajador independiente, únicamente se considerarán los períodos cuya antigüedad no superen el plazo de los diez años y se utilizará el promedio de los ingresos que llegue a determinar la Dirección de Inspección para el período objeto de verificación. Según el documento, este procedimiento se realizaría con el propósito de determinar el cobro.

Asimismo, esto define que los porcentajes de contribución al IVM se distribuirán entre el trabajador independiente y el Estado, siempre acorde a las escalas contributivas aprobadas por la Junta Directiva de la CCSS y “con fundamento en los estudios técnicos elaborados por Dirección Actuarial y Económica, en coordinación con la Gerencia Financiera”.