Fuente: CR Hoy

(CRHoy.com) Mantener un crecimiento económico sostenido en escenario de alta inflación, con alto desempleo, elevado nivel de pobreza y todo ello sin que las tasas de interés locales se eleven, será el gran reto que enfrente el nuevo gobierno, a criterio del Colegio de Ciencias Económicas.

De acuerdo con Ennio Rodríguez, presidente del Colegio, un adecuado manejo político y pragmatismo serán dos condiciones necesarias para que las nuevas autoridades en Hacienda trabajen en la disminución gradual del gasto público y el incremento en la recaudación fiscal.

En ese sentido proponen cuatro proyectos o herramientas clave:

  • La atención de la emergencia por el hackeo de sus sistemas y la modernización de sistemas informáticos
  • La aplicación de la regla fiscal
  • Dar continuidad a la negociación con el FMI, en especial, asegurar la implementación de la Ley de Empleo Público, mientras se asegura el objetivo principal del acuerdo con el FMI de consolidar un superávit primario.
  • Un manejo de la deuda para extender plazos en un entorno de tasas de interés al alza y tener en cuenta que tendremos para ello que acudir a los mercados internacionales con una nueva emisión de eurobonos y continuar con nuevos préstamos con los bancos multilaterales.

“Todo esto resulta indispensable para no presionar las tasas de interés internas y lograr las mejores condiciones en los mercados internacionales”, indicó el Colegio.

En política monetaria, el Banco Central deberá modificar su política expansiva diseñada para contrarrestar la crisis provocada por la pandemia, hacia una política neutra cuanto antes e, incluso, estar preparados para pasar a una política restrictiva.

Esto involucraría cambios en la Tasa de Política Monetaria (TPM) para contener la inflación.

Según el Colegio, en materia cambiaria, el deterioro en los términos del intercambio producto del aumento en los precios de los combustibles, granos básicos, agroquímicos y otros están poniendo presión sobre el tipo de cambio.

“Por ello se hace necesario un adecuado manejo de las reservas internacionales como mecanismo para mitigar la excesiva volatilidad del tipo de cambio (pero no para cambiar su trayectoria de mediano plazo) y hace fundamentales el desembolso de créditos internacionales y la atracción de inversión extranjera directa”, indicaron.