Fuente: Amelia Rueda

Que el Gobierno haga una defensa del régimen de zonas francas en el marco de la discusiones impulsadas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con miras a implantar un impuesto mínimo global del 15% a multinacionales, pidió este miércoles la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco).

Así lo expuso el presidente interino de esa Cámara, Luis Fernando Quesada Coghi, en un almuerzo en el Hotel Intercontinental, en Escazú, con el vicepresidente Stephan Brunner, los ministros Marta Esquivel (Trabajo y Seguridad Social) y Francisco Gamboa (Industria, Economía y Comercio), la viceministra Paula Bogantes (Comercio Exterior) y empresarios exportadores.

En su pliego de solicitudes al Gobierno de Rodrigo Chaves, el representante de Cadexco incluyó “promover la defensa del modelo de desarrollo de zonas francas, afirmando la importancia y compromiso con este sector, así como defender la estabilidad jurídica de las empresas, haciendo una defensa rigurosa en la OCDE para que este régimen no se vea afectado con la iniciativa del impuesto mínimo global”.

Consultado por AmeliaRueda.com sobre esta petición, Quesada explicó que “lo que no queremos es que nos veamos gravados con otros impuestos que pudiesen afectar u ahuyentar las inversiones en Costa Rica”. Además, señaló que “todavía no hay claridad” con respecto a la implantación del impuesto mínimo global ni la posición del actual Ejecutivo sobre este asunto en particular.

Impuesto incierto

Costa Rica fue uno de los 136 países que en octubre de 2021 firmaron un compromiso de la OCDE para establecer un impuesto mínimo global del 15% a las multinacionales, pero en noviembre de ese mismo año la Asociación de Empresas de Zonas Francas (Azofras) aseguró que esta medida —que aún no ha entrado en vigor— no impactaría a este régimen económico especial.

La viceministra de Comex, presente en el evento de Cadexco, aclaró en declaraciones a este medio que la OCDE puso esta propuesta “en pausa” hasta 2023, por lo que el Gobierno está “a la expectativa” y “apoyando” un proceso de análisis y consultas mientras se aclara si el impuesto va o no va. “Nos quedamos expectantes para ver cuando se retomen estos análisis qué va a pasar”, dijo.

Bogantes destacó que el régimen de zonas francas en Costa Rica ha sido “exitoso” y señaló que las casi 400 multinacionales que están en el país abrieron operaciones aquí en gran parte por la existencia de esta posibilidad, además del talento, el Estado de derecho y la democracia costarricenses. “El Gobierno reconoce su valor y el valor que brindan las empresas que son parte de, y no se piensa tocar”, añadió.

Por su parte, Quesada también considera “probado” que las zonas francas han sido “uno de los motores de desarrollo de la economía a través de los años” y han “puesto a Costa Rica en el mercado internacional”. No obstante, señaló que el Gobierno debe “ir tomando posiciones al respecto” del impuesto mínimo global, porque “eventualmente puede tener sus implicaciones” en este sector.

Retos y desafíos, según Cadexco

“No todo es bonito; hay cosas que tenemos que trabajar”, afirmó el presidente interino de Cadexco durante su discurso en el almuerzo con representantes gubernamentales. Algunos de los “retos y desafíos” del sector, dijo, tienen que ver con la seguridad en las exportaciones, el aprovechamiento de oportunidades comerciales, la facilitación del comercio y los déficits de infraestructura.

La Cámara entiende que es urgente que se reduzca el riesgo de “actividades ilícitas” en operadores de comercio exterior. De igual forma, Quesada cree que deben negociarse nuevos tratados de libre comercio (TLC) y revisarse los ya existentes, como el de Canadá, así como aprobar la nueva ley de aduanas. La modernización del Puerto Caldera, anunciada por el Gobierno, también la considera urgente.

Pero Cadexco también mostró su reconocimiento al Gobierno por su “compromiso con el sector”, el cual “aplaudimos”, dijo el presidente interino de la organización. Entre las cosas que “complacen” a los exportadores están las negociaciones del TLC con Ecuador, además de la iniciativa legislativa de las jornadas excepcionales (llamadas también 4x3), impulsada por el Ejecutivo.