Fuente: La República

Hoy cumple una semana de vigencia el Impuesto sobre el Valor Agregado (IVA), y el principal reto del Ministerio de Hacienda es tratar de aclarar las dudas que aún están pendientes.

No obstante, se espera que a partir de este momento, las consultas no sean tan generales, sino más técnicas, más específicas, por lo que la confusión podría ser mayor.

“Hay cabos sueltos en sectores puntuales de agricultura, construcción, o salud, por ejemplo”, dijo Daniel Suchar, economista.

El cómo hacerlo será otro de los retos de la administración tributaria; ya que será necesario mejorar sus mensajes informativos de parte de los funcionarios, puesto que estos suelen emitir diferentes interpretaciones a lo que dicen los reglamentos, sin dar ninguna certeza a la población, denunció Germán Morales, socio director de Grant Thornton.

También, es importante poner a disposición de los contribuyentes documentos que clarifiquen las dudas y así, disminuir las llamadas al sistema que habilitó el Ministerio de Hacienda, ya que viernes por la tarde, se registraban más de 11 mil consultas.

“De los 14 documentos que se requieren, se publicaron seis reglamentos y seis regulaciones, las cuales se fueron gestando desde hace seis meses por medio de borradores a disposición del público; actualmente nos quedan, de las resoluciones publicadas, dos pendientes que están en proceso de mejora regulatoria, pero igualmente esas van a tener impacto hasta agosto”, se refirió sobre el tema Rocío Aguilar para LA REPÚBLICA.

Cinco retos

Dentro de los desafíos que se mantienen o surgen para Hacienda en esta segunda semana, son cinco los que más destacan

  Dar respuesta a dudas de sectores específicos como agricultura y construcción
  Hallar otras vías de información para apaciguar el número constante de interrogantes
  Emitir todos los documentos que sean necesarios para el entendimiento de las leyes y reglamentos
  Coordinar que todos los funcionarios tengan una misma interpretación de las leyes y reglamentos en sus respuestas
  Monitorear que el sistema informático procese correctamente declaraciones, facturas electrónicas, solicitudes de exoneraciones, entre otras