Fuente: La República

Los efectos de la compleja situación económica del país hicieron estragos en la cultura de gasto del tico, pues existe una serie de bienes que ha visto un recorte en su compra.

Por ejemplo, la compra de ropa y zapatos está muy disminuida, con un 39% de familias reduciendo su gasto en ese apartado; seguido de comidas fuera del hogar, con un 33% reacio a adquirirlas, de acuerdo con la Encuesta de Actualidades de la Universidad de Costa Rica.

Asimismo, en general, se estima que hasta cinco de cada diez rubros de gasto fueron recortados por las familias en el año anterior.

“La gente está haciendo consciencia de que no tiene poder adquisitivo, y eso lo notamos en que se disminuye en aspectos no tan trascendentales, como lo puede ser el tema del entretenimiento”, dijo Tania Jiménez, asesora en finanzas personales.

Además de regular los gastos, en el 50% de los hogares al menos un miembro ha buscado alguna forma de obtener ingresos adicionales para mejorar económicamente el bolsillo familiar.

Tijera a las compras

Con un 39% de las familias restringiendo su gasto, e incluso un 6% del todo no utilizando sus fondos en esos artículos, las prendas de vestir lideran el top siete de bienes perjudicados por el menor consumo (datos en porcentaje de la UCR).

Esto a pesar de que la satisfacción de las personas con la economía de su hogar es más alta que con la economía del país en general.

Y la razón por la que los ticos al ir al supermercado se resguardan más no es meramente por el IVA, sino que afrontan el problema de los altos índices de endeudamiento con los cuales cuentan.

“Que se baje lo destinado en el apartado de alimentos ya es algo que es de atención, ya que es una necesidad principal”, agregó Jiménez.

Lea más: Gustos de los ticos cambiaron hábitos de consumo

Además, en líneas generales, los resultados muestran que las personas están medianamente enteradas de las medidas que está tomando el Gobierno para superar la crisis económica; sin embargo, no confían en ellas plenamente, por lo que recurren a la austeridad, concuerdan los realizadores del estudio, Katherine Fernández, Chau Lung Liu Li y Josué Ruiz.