Fuente: La Nación

La recaudación de los impuestos sobre la renta y el valor agregado (IVA) registraron un fuerte repunte durante el primer cuatrimestre del 2021, incluso en comparación con los años previos a la llegada de la pandemia el año pasado.

El tributo de renta recaudó casi ¢750.000 millones entre enero y abril de este año. Esta cifra supera en casi ¢150.000 millones la registrada en el mismo periodo del 2020, cuando la economía empezó a percibir los efectos de la llegada de la covid-19, a partir de marzo.

A la vez, la recaudación de renta del primer cuatrimestre del 2021 supera en casi ¢120.000 millones la del 2019, cuando no había pandemia.

En el caso del IVA, los ingresos alcanzaron ¢653.000 millones en los primeros cuatro meses de este año, ¢102.000 millones más que el año pasado y ¢75.000 millones más que el periodo trasanterior.

Renta e IVA son los dos impuestos de mayor recaudación en el país.

Por su parte, el impuesto selectivo de consumo (ISC) se acerca al nivel que tenía en el 2019. Este tributo se cobra sobre bienes específicos, como autos, electrodomésticos, licores y cigarrillos.

El ISC recaudó ¢63.500 millones en el primer cuatrimestre de este año, ¢3.000 millones menos que hace dos años y ¢10.000 millones más que en el año en que empezó la pandemia.

En cambio, los ingresos por el impuesto sobre los combustibles no se han recuperado.

Entre enero y abril, este tributo generó poco menos de ¢172.000 millones. Ese monto está por debajo de los ¢184.000 millones del 2019 y los ¢182.000 millones del año pasado.

Un informe publicado por la Contraloría General de la República (CGR), el 25 de mayo, citó el relajamiento de las medidas sanitarias y la implementación de la reforma fiscal como causa de la mejora en los ingresos tributarios.

El crecimiento total fue de un 18,2% en el primer cuatrimestre del 2021, en comparación con el 2020, para una diferencia de ¢284.000 millones.

La Contraloría hace énfasis en lo sucedido con renta e IVA, que aumentaron la recaudación en ¢250.000 millones frente al año pasado.

Según una comparación hecha por La Nación, los ingresos generados por estos dos tributos también crecieron en ¢195.000 millones con respecto al 2019.
Efecto de reforma fiscal

Según la Contraloría, la mejora en el impuesto de renta se debe a que, en marzo del 2021, se produjo el pago de un período fiscal de 15 meses, el cual se efectuó por una única vez producto de los cambios introducidos con la aprobación de la reforma fiscal, aprobada por los diputados en diciembre de 2018.

“Esta medida ocasionó un crecimiento del 24,7% en comparación con abril de 2020″, mencionó la CGR.

La reforma fiscal también transformó el antiguo impuesto de ventas en el IVA, el cual entró en vigencia el 1.° de julio del 2019.

Este cambio implicó el cobro de impuesto sobre servicios que antes estaban exentos.


Reapertura de actividades

Sobre el IVA y el impuesto selectivo de consumo, la Contraloría detalló que la “recaudación se ha visto favorecida por la reapertura gradual de actividades comerciales”.

En cuanto a la baja recaudación en el tributo a los combustibles, el informe de la CGR señala la restricción vehicular aplicada durante la emergencia de la covid-19.

“Mantiene un comportamiento decreciente y que podría estar asociado a una menor demanda de combustible por la implementación del teletrabajo y restricciones a los patrones de movilidad de las personas”, dijo la Contraloría.

Otro tributo que vio reducidas sus entradas fue el de pago de derechos arancelarios, con ¢19.900 millones menos frente al 2020.

“Ingresos asociados al comercio exterior y transacciones internacionales, recaudados a abril de 2021, muestran una afectación importante al compararlos con los correspondientes a abril de 2020. Tal es el caso de los impuestos a las salidas vía aérea, a las salidas vía terrestre y los derechos consulares que señalan caídas de 53,3%”, dijo Contraloría.

Solo en rubros por salidas aéreas, la CGR recalcó que se recibieron ¢7.900 millones menos que en abril de 2020.
Ministro destaca el IVA y factura digital

Para el ministro de Hacienda, Elian Villegas, la llegada del IVA, el uso de la factura digital y el control sobre los contribuyentes están disminuyendo la evasión fiscal y mejorando los ingresos fiscales.

“Tenemos factura electrónica y tenemos un impuesto como es el IVA, que va de la mano de esa factura electrónica; y un impuesto que va de la mano con los ingresos, como es el impuesto sobre la renta. Entonces, ambos impuestos son difíciles de evadir a partir del hecho de que todo lo que se factura ya está en manos de Tributación”, dijo.

El jerarca coincide en que gran parte del aumento tributario ha sido propiciado por el relajamiento de restricciones, que ha llevado a las personas a reactivar poco a poco la economía.

Otro de los puntos señalados por Villegas es una leve disminución en la tasa de desempleo.

Sobre la disminución en los impuestos relacionados a combustibles y derechos arancelarios, el ministro dijo que esto se debe a la pandemia.

“Estamos ante situaciones donde se han presentado restricciones en la movilidad. Entonces, eso genera esas diferencias, el año pasado, y sobre todo si estamos comparando el primer cuatrimestre. Tuvimos dos meses y medio de movilidad plena (en el 2020). En cambio, ahora tenemos limitaciones a la movilidad más intensas de lo que hubo en ese cuatrimestre”, dijo.

Según Villegas, su percepción es que la economía está mejorando y espera que, con la aprobación de las medidas del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), los ingresos aumenten y se logre una recuperación económica.

Olman Segura, economista de la Universidad Nacional (UNA), se mostró más conservador, pues en su criterio aún falta una ruta clara de reactivación.

“Uno puede ver que en efecto hubo un aumento en la recaudación en el primer cuatrimestre. En comparación con los años anteriores, es un monto importante. Creo que corresponde al pago anticipado de la renta de este año y al cambio en la fecha de la declaración”, afirmó.

Sobre el aumento del IVA, el economista manifestó que “corresponde sobre todo al relajamiento de las medidas que se hicieron a principio del año, incluida la Semana Santa, donde mucha gente salió a vacaciones, se dio una reactivación, pero no por medidas del Gobierno de un plan de reactivación que tanto se necesita”.

Segura expresó que, contrario al ministro de Hacienda, él ve difícil la situación de este año, pues del plan para el FMI aún no se aprueba una sola medida e insistió en que es más que necesaria su implementación.