Fuente: La Prensa Libre

Desde que la Sala Constitucional anuló la ley de creación del impuesto a sociedades, las autoridades del Ministerio de Hacienda han venido advirtiendo sobre el hueco en los ingresos del Estado que esta medida generó, en particular porque los fondos de este tributo se dirigían hacia el fortalecimiento del Ministerio de Seguridad Pública (MSP).

Según los datos más recientes divulgados por Hacienda, a noviembre de 2015 el Estado dejó de percibir casi ¢7 mil millones por este impuesto, a pesar de que todavía era obligatorio su pago.

A partir de este año, cuando ya el impuesto no se deberá cobrar, se proyectó que el MSP vea debilitado su presupuesto en ¢40 mil millones, lo cual supone una enorme debilidad en tiempo en que la inseguridad vuelve a ser una de las principales preocupaciones de la población costarricense.

De acuerdo con el ministro de Seguridad Pública, Gustavo Mata, la reducción afecta la adquisición de equipos para ejecutar programas importantes.

Mata resaltó que la reducción de los recursos limitará la compra de equipos para áreas como el Servicio de Guardacostas, Vigilancia Aérea y formación de policías, esenciales en el combate a la delincuencia.

Un nuevo proyecto de ley pretende restablecer el impuesto a las sociedades anónimas y personas jurídicas manteniendo como beneficiario de los recursos recaudados al Ministerio de Seguridad.

La iniciativa se encuentra en trámite en la Comisión de Asuntos Hacendarios de la Asamblea Legislativa, por lo que los legisladores de Seguridad y Narcotráfico se comprometieron con el Ministro a realizar las gestiones para que llegue a ser aprobada.

Sin embargo, sin ánimo legislativo para generar nuevos impuestos, ni restablecer antiguos derogados, Hacienda parece seguir urgiendo proyectos, ante oídos sordos de quienes ocupan las diputaciones.