Fuente: Monumental

Aunque los números del déficit fiscal alcanzaron al cierre del año un 5.4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), y este año podrían alcanzar el 6 por ciento, el Gobierno de la República asegura que ha sido austero ante el mencionado problema económico.

Eso a pesar de que el Gobierno de la República gastó del 2012 al 2013 un aproximado de 596 mil millones de colones de más en distintos rubros. Y es que la delicada situación fiscal del país ha provocado ácidas y fuertes críticas de parte de los actores en la campaña electoral de cara a las elecciones del próximo domingo.

Un ejemplo de ello fueron las manifestaciones del economista e integrante del Movimiento Libertario, Jorge Guardia, quien la semana anterior llamó irresponsable al actual ministro de Hacienda, Edgar Ayales por no asumir acciones concretas contra el hueco existente entre los ingresos del gobierno y sus gastos.

Ayer posterior al acostumbrado Consejo de Gobierno, el ministro de la Presidencia, Carlos Ricardo Benavides aseguró que el tratamiento del gasto del gobierno así como determinar que es un gasto superfluo es algo muy delicado.

Inclusive el jerarca de Presidencia mencionó que el Poder Ejecutivo ha impulsado la creación de tributos como el de sociedades anónimas, de cuyos recursos se han alimentado carteras como el Ministerio de Seguridad y las fuerzas de policía.

El funcionario también tuvo elogios para Ayales, además de considerar que los actuales esfuerzos del Ministerio de Hacienda para reducir el déficit fiscal serán aprovechados por el nuevo gobierno indistintamente del ganador en las elecciones del domingo.

En cuanto a planilla Benavides mencionó que se debe evaluar si no se quiere aumentar en un solo funcionario los empleados del Estado, y eso signifique no tener más maestros o médicos.

Por otro lado el ministro se cuestionó si la cantidad de empleados actual de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), cuya planilla aumentó en el gobierno pasado sería despedido como medida para enfrentar el hueco en las finanzas estatales.

El Ministro de la Presidencia mencionó que le agrada saber que aunque antes estaban solos en la lucha por frenar el déficit fiscal y el impulso a una reforma tributaria ahora haya aspirantes presidenciales concentrados en solucionar el problema que muchos analistas aseguran debe ser prioridad en temas económicos para la nueva administración.