Fuente: La Nación

El gobierno anunció, a las 6:30 p. m. de este lunes, que logró abrir una nueva negociación con las fracciones legislativas en busca de recuperar los ingresos perdidos en el proyecto de reforma fiscal, por lo que mantendrá convocado el expediente. En consecuencia, los diputados tendrán que continuar este martes con la votación de mociones.

A las 4 p. m., consciente de que carecía de los votos necesarios para revertir el debilitamiento de la reforma fiscal, el Ejecutivo anunció que desconvocaría el proyecto para evitar que este continuara su camino hacia el plenario con un mordisco de casi ¢100.000 millones en la recaudación anual esperada.

Sin embargo, unas dos horas después, Casa Presidencial informó de que no desconvocará. “La intervención de la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, en el plenario legislativo, para hacer una llamada de atención a los diputados, abrió nuevas posibilidades de negociación con las diferentes bancadas”, informó Zapote.

El proyecto se encuentra en el último periodo de votación de mociones de fondo en la comisión de reforma fiscal, foro donde la semana pasada diputados de Restauración Nacional (PRN), Frente Amplio (FA) e Integración Nacional (PIN), junto a un voto del PLN, exoneraron a la canasta básica del IVA, restándole ¢62.000 millones a los ingresos pretendidos.

Adicionalmente, Restauración, FA, PIN y la Unidad Social Cristiana (PUSC) exoneraron la educación privada, con lo que Hacienda perdió otros ¢27.000 millones, a los que se suman al menos ¢10.000 millones más por otras exoneraciones del impuesto sobre el valor agregado (IVA), como a la red de cuido y a dispositivos médicos.

En resumen, el Ejectivo vio reducirse la expectativa de recaudación adicional de ¢463.000 millones a ¢365.000 millones, lo que considera insuficiente para revertir el acelerado camino hacia la crisis fiscal y presentarse a solicitar financiamiento en organismos internacionales. Por tanto, este lunes, procuró obtener los votos necesarios para revertir la situación mediante mociones presentadas por el Partido Acción Ciudadana (PAC).

Sin embargo, no lo logró. Gustavo Viales, el voto del PLN que se unión al PRN y al FA, se negó a apoyar el restablecimiento del impuesto a los productos de canasta básica y, más bien, amenazó con darle el voto a mociones que eximirían a toda la cadena agropecuaria del impuesto. La reforman planteaba un 1% de impuesto a los bienes agropecuarios y un 2% al resto.

Por tanto, el jefe del PAC, Víctor Morales Mora, anunció antes de las 4 p. m. que desconvocarían el proyecto durante una conferencia de prensa en la que participaron también la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, y el ministro de la Presidencia, Rodolfo Piza.

“Hemos escuchado con mucha atención y hemos acompañado a la ministra en sus ocupaciones. El alto en el camino que ha planteado la ministra, se traduce en una desconvocatoria del proyecto 20.580 por parte del Poder Ejecutivo para que podamos tener un espacio de trabajo con las fracciones con las que hemos hecho equipo en este esfuerzo, la del PLN, la del PUSC, que acompañaron a la fracción del PAC en la aprobación del texto sustitutivo la semana pasada y que estamos trabajando juntas para avanzar con ese texto, pero también con las demás fracciones, con las que hemos trabajando la mañana de este lunes”, agregó.

No obstabte, esa posición cambió posteriormente. Wélmer Ramos, diputado del PAC que preside la comisión fiscal, declaró: “A partir de la visita de la ministra, ha habido una apertura, una mejor perspectiva. El asunto es cómo arreglamos el problema del agro y la canasta básica. Hay varias mociones en negociación, estamos en la construcción de una salida”.

Si se hubiese votado en la mañana, las mociones del PAC habrían sido rechazadas por PRN, FA, PIN y Gustavo Viales, de Liberación Nacional (PLN). Así, el proyecto habría llegado el plenario con menos recursos de los requeridos para paliar el déficit financiero del Gobierno.

En tanto, Rocío Aguilar se presentó en el plenario para expresarles a los diputados su preocupación por los cambios que ha sufrido el texto recientemente.

“Los cambios a la reforma pueden ser cantos de sirena, agradables al oído pero que esconden serias consecuencias al país. Costa Rica se juega su futuro. El futuro del país está en manos de ustedes. Señoras y señores diputados, es importante considerar que no es una reforma para dispensar beneficios. Su objetivo es evitar un mal mayor, al cual nos acercamos de manera peligrosa y acelerada”, les dijo la jerarca.

“Todos los sectores compartían criterio sobre la necesaria e importante reforma, la convicción de que había llegado el momento de su aprobación.

“Pero todos por igual tomaban tiempo para explicar lo diferente que eran cada uno de los sectores. Todos apoyan, pero todos quieren una reforma personalizada.

“Tengo que ser honesta, de no revertir las reformas al proyecto, debemos tomar acciones para enfrentar los ajustes automáticos que harán los mercados. Las decisiones han debilitado el proyecto.

“Quiero que seamos francos con los costarricenses, reducir el tamaño de la reforma es un espejismo de corto plazo”, les añadió Aguilar

Luego, en conferencia de prensa dijo: “Lamentablemente, lo que ha ocurrido es que, a través de otro grupo de mociones, el rendimiento del texto se nos está drenando. Ese es mi llamado a los diputados para que hagamos un alto en el camino y tratemos de recuperar los ¢90.000 millones adicionales que está perdiendo la reforma porque, si ese ajuste no lo hacemos por el lado de ingresos, deberemos hacerlo por el lado de los gastos”.

Según el diputado Morales Mora, era necesario hacer una pausa para recuperar los contenidos presupuestarios que se habían contemplado en el texto sustitutivo del proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas o reforma tributaria.

“No es un tema popular… no nos hace felices… pero es absolutamente necesario atenderlo”, enfatizó el líder del PAC.

Morales Mora afirmó que intentarán “volver a los contenidos del texto que propuso la reforma en Hacienda”.

Por su parte, el ministro de la Presidencia, Rodolfo Piza, aseguró que la intención es contar con una reforma fiscal más robusta.

“Creo que vamos a encontrar una solución razonable. El impacto de no encontrar solución sería de magnitudes superiores y muy grave para el país”, expresó Piza.