Fuente: La Nación

El presidente, Luis Guillermo Solís, anunció ayer que el Gobierno “apretará más duro” a los contribuyentes, para lo cual usará el músculo otorgado por la nueva Ley para Mejorar la Lucha Contra el Fraude Fiscal.

El mandatario dejó en claro que, ante la ausencia de nuevos impuestos, la legislación permitirá recaudar más recursos.

“Hay que seguir apretando y apretando, y más duro, mientras no haya impuestos. Si tenemos dificultades para los ingresos, vamos a apretar más duro, que no se quede nadie sin pagar. Vamos a hacer valer ese músculo del Estado, que ahora cuenta con nuevo instrumentos”, aseguró el mandatario.

Según Solís, no se trata de una amenaza, sino de luchar contra la evasión tributaria, la que catalogó como un “robo al país”, y cumplir con las necesidades de atender a las personas de menores ingresos de Costa Rica.

La nueva legislación se aprobó el pasado 12 de diciembre, en segundo debate en el Congreso.

El presidente se refirió ayer a la nueva norma durante su firma oficial en el Ministerio de Hacienda, al que resaltó por el trabajo en reducir la tendencia del gasto y elevar los ingresos.

La entidad recaudadora prevé que el déficit fiscal del Gobierno sea mejor al proyectado por el Banco Central.

Herramientas

Hacienda detalló ayer que esta ley permitirá obligar a todo local comercial y de servicios a contar con medios para realizar pagos electrónicos, obligar a quienes tienen contratos con el Estado a estar al día con sus tributos, desincentivar el uso de testaferros para evadir impuestos y crear un registro de miembros de sociedades anónimas.

Hacienda estima que cuando todas las herramientas estén en uso, el fisco elevará la recaudación en 0,5 puntos porcentuales más de la producción, es decir, ¢155.000 millones.

“Solo en profesionales liberales, fueron más de 50.000 quienes presentaron mal su declaración de impuestos; ellos deberían de preocuparse, porque tenemos una ley que nos permite mejorar la recaudación”, afirmó Helio Fallas, jerarca de Hacienda.

Él recalcó que la norma se aplicará por igual a todos los contribuyentes.

De hecho, el plan de Tributación es realizar, en el 2017, una fiscalización más ardua a las pequeñas y medianas empresas. Lo mismo se hará con los profesionales liberales que se han quedado fuera de la fiscalización del fisco, aseguró Fernando Rodríguez, viceministro de Ingresos.

Hacienda tiene una base de más de 300.000 contribuyentes inscritos, entre empresas y personas físicas.