Pablo Mora V.
Fuente: ameliarueda.com

Sacar a la venta máquinas, vestimenta y objetos antiguos que ya no se usan es una práctica utilizada en los hogares donde por una razón u otra falta el dinero para cubrirlos gastos esenciales. Y como si fuera una gran familia, el Gobierno también se deshará de sus propiedades (inmuebles o no) para tratar de cubrir en serio déficit fiscal que enfrenta Costa Rica.

Esta es una de las estrategias que seguirá el ministerio de Hacienda para enfrentar la inconstitucionalidad en el procedimiento del plan fiscal. Con ella esperan recaudar ¢2,5 mil millones, o lo que es lo mismo, un 0,01% del Producto Interno Bruto (PIB).

El vicepresidente Luis Liberman anunció que se hará un inventario en el Poder Ejecutivo para evitar gastos y vender lo que ya no se está utilizando.


Otra medida similar que aplicará el gobierno será la de rematar artículos abandonados en las aduanas. Liberman explica cómo.


Sin embargo, ambas cosas solo representan un pequeño trozo del gran pastel que espera reunir el gobierno con las medidas de reducción del déficit fiscal. Las que más dinero aportarían serán las mejoras en administración tributaria (¢56,7 mil millones), el ahorro por intereses de eurobonos (¢45,3 mil millones), la eliminación del impuesto de venta a bienes de lujo (¢29,5 mil millones) y la aprobación del proyecto de Ley para el manejo eficiente de de las finanzas públicas (59,7 mil millones).

En total, la administración de Laura Chinchilla espera que el país economice unos ¢200,6 mil millones(0,88% del PIB).