Fuente: La Nación

El Gobierno retomó la idea de que las cooperativas y las asociaciones solidaristas tributen más en el Proyecto de Ley de Impuesto sobre la Renta que remitió al Congreso, junto con el plan de Ley de Impuesto al Valor Agregado.

Según ese texto, las cooperativas de ahorro y crédito cuyos ingresos brutos superen los ¢650 millones al año pagarían impuesto sobre la renta.

La propuesta también mantiene la idea, incluida en el borrador presentado en marzo pasado, de que los excedentes que distribuyen las asociaciones solidaristas que sean menores al salario mínimo exento, actualmente de ¢793.000, se mantengan con la tarifa del 5% del tributo, pero a los que sean mayores que ese monto se les apliquen los tramos del tributo que se usan para el impuesto al salario.

Lo que sí cambió respecto al borrador de proyecto presentado en marzo es que, en el caso de las asociaciones solidaristas, el pago que reciba el trabajador superior a los ocho años de cesantía no aportará por renta, según explicó el director general de Tributación, Carlos Vargas.

Cambios respecto al borrador

En marzo pasado, el Gobierno presentó un borrador de este proyecto para consulta.

En ese texto inicial, el Ministerio de Hacienda propuso que las cooperativas grandes pagaran el 30% de impuesto sobre la renta, mientras que las microempresas, pequeñas y medianas empresas estuvieran exentas.

El tema generó polémica pues el mismo presidente de la República, Luis Guillermo Solís, se opuso al gravamen a las grandes cooperativas.

El Consejo Nacional de Cooperativas argumentó en ese momento que estas empresas ya tienen cargas parafiscales del 25,5% sobre sus utilidades.

El nuevo plan eliminó esa idea, pero definió que serán las cooperativas de ahorro y crédito las que tributen.

“Se grava a las (cooperativas) de ahorro y crédito cuyos ingresos brutos superen los ¢650 millones, en virtud de que se considera que estas ya se encuentran consolidadas y en aplicación del principio de solidaridad deben tributar”, justificó el director general de Tributación.

El abogado Alan Saborío detalló que estas tributarían con una tarifa del 15% y podrían deducir como gastos las reservas y cargas parafiscales.

Jesús Villalobos, presidente del Consejo Nacional de Cooperativas, reiteró ayer su argumento de que ya tienen altas cargas parafiscales y señaló que se oponen a la nueva propuesta.

Respecto a las asociaciones solidaristas, el borrador establecía que a los excedentes que reciben los trabajadores se les aplicaría las tarifas del impuesto al salario y se les cobraría el tributo por la cesantía recibida.

Raúl Espinoza, presidente del Movimiento Solidarista, dijo que revisarán la nueva iniciativa.