Fuente: La Nación

Con más intensidad en las últimas semanas, el Gobierno negocia con las fracciones legislativas la opción de darle trámite por la vía rápida al proyecto de Ley para Mejorar la Lucha contra el Fraude Fiscal.

El viernes 24 de junio, mientras los diputados discutían el nombramiento de un magistrado de la Sala Segunda de la Corte Suprema, los viceministros de Hacienda, Fernando Rodríguez y José Francisco Pacheco, esperaban pacientes para continuar el pulso.

La idea del Ejecutivo es aprobar un texto sustitutivo hoy por la tarde en la Comisión de Asuntos Hacendarios, darle dictamen al expediente y esta misma semana aprobar una moción de vía rápida, según el artículo 208 bis del Reglamento legislativo.

Esa moción le fijaría plazos de discusión al proyecto para mejorar la lucha contra el fraude y limitaría el número de mociones que los diputados puedan presentarle a la iniciativa.

El presidente de la Asamblea Legislativa, el liberacionista Antonio Álvarez, confirmó que la redacción de la moción está en los últimos detalles y que se discutiría esta semana.

De hecho, este lunes, el viceministro Rodríguez se reunió nuevamente con diputados de Hacendarios, específicamente Rosibel Ramos, de la Unidad Social Cristiana (PUSC) y Paulina Ramírez, del Partido Liberación Nacional (PLN), para afinar algunos puntos, no solo de la vía rápida, sino también del nuevo texto.

Registro de accionistas

El nuevo texto del proyecto de ley incluiría, finalmente, la creación de una base de datos que sirva como registro de accionistas y de los beneficiarios finales de las sociedades anónimas, tanto las activas como las inactivas.

Este instrumento es uno de los requerimientos del Gobierno al Congreso para cumplir con varias recomendaciones del Grupo de Acción Financiera Latinoamericana (Gafilat) en materia de combate al lavado de dinero, y con ello evitar el ingreso de Costa Rica en una lista gris de países no cooperantes con esa lucha.

Uno de los puntos que frenaba el avance en los últimos días era que el partido Frente Amplio exigía llegar con un texto prácticamente consensuado entre las fracciones legislativas, antes de la aprobación en el plenario de una vía expedita para ese plan.

Esa es la razón de que se ponga a discusión ese nuevo texto esta tarde, tal como lo avalan las ocho bancadas, excepto el Movimiento Libertario.

Noche en vela

Mientras el Poder Ejecutivo afina las últimas negociaciones, el libertario Otto Guevara está dispuesto a casi pasar la noche en vela para redactar mociones con el fin de frenar la pretensión del oficialismo.

“Yo votaré en contra. Ellos tienen los votos para pasarlo a favor, pero hoy (ayer) y mañana (hoy) redactaré mociones para detener la pretensión de ellos de dictaminar el texto. (...) Sigo manteniendo mis objeciones al proyecto”, destacó el congresista.

Hacienda intentó montar a Guevara en el mismo barco, pero él pidió el avance de tres planes: flexibilidad laboral (tres jornadas de trabajo, tres libres), regulación del teletrabajo y la reforma al monto mínimo de cotización patronal al seguro social; sin embargo, parte del PAC y el Frente Amplio se opusieron a ello.

Pese a que el PUSC tenía reservas sobre el registro de accionistas, mantiene el acuerdo para permitir la votación, siempre y cuando el Gobierno mantenga el compromiso de crear la figura del juez de garantías para tutelar los derechos de los empresarios ante el acceso a su información.

En eso coinciden el PLN, el Partido Acción Ciudadana (PAC) y los frenteamplistas.