Fuente: CR Hoy

(CRHoy.com) El gobierno no descarta la posibilidad de extender el plazo de vigencia del impuesto que se cobra a las gasolinas para destinarlo al fondeo de los bonos Proteger.

Así lo confirmó la ministra de Planificación Pilar Garrido al ser consultada sobre el tema.

“Estaremos observando y analizando… el Consejo Económico no lo descarta”, dijo Garrido.

El impuesto estaba previsto para tener una vigencia de tres meses, prorrogable por un periodo más. La proyección era alcanzar ¢28 mil millones, pero desde el 28 de abril hasta el 6 de junio Recope había recaudado apenas ¢10 mil millones.

“Tenemos dentro del plan una visión de poder seguir garantizando la sostenibilidad de las finanzas y cubrir los requerimientos adicionales de la pandemia, como bono Proteger, con fuentes de financiamiento no deficitarias”, dijo Garrido.

La reducción en el consumo de combustibles debido a las restricciones sanitarias y de movilidad impuestas por la pandemia, ocasionaron que los primeros dos meses de vigencia de la norma no se recaudara lo esperado.

El impuesto consiste en no aplicar la reducción internacional en los precios de los hidrocarburos manteniendo congelado el precio a nivel local de las gasolinas súper y plus. El diferencial se ha ido trasladando como impuesto a la caja única del Estado.

En materia de créditos Garrido dijo que están trabajando en estructurar fondos de avales que sirvan como garantía para la gente que necesite créditos de mayor riesgo.

Estos estarían en disposición de segmentos afectados por la crisis, en especial el turismo y el campo comercial.