Fuente: La Nación

El Ministerio de Hacienda recibiría al menos ¢142.000 millones de la banca pública con la amnistía tributaria aprobada con la reforma fiscal.

El Banco Nacional de Costa Rica (BNCR), el Banco Popular y el Banco de Costa Rica (BCR) son las entidades financieras a las cuales el Gobierno efectúa el mayor cobro de impuestos por un monto total de ¢217.000 millones.

Aceptar el proceso permite la condonación entre ¢60.353 millones y hasta ¢75.000 millones, por intereses y multas, si se acogen al beneficio impositivo, según una estimación hecha por La Nación, con base en los estados financieros de los bancos.

En cada documento contable, las entidades revelan el monto principal del traslado de cargos, intereses y sanciones hecho por la Dirección General de Tributación para los periodos fiscales del 2010 al 2017.

La Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, vigente desde el pasado 4 de diciembre, establece el perdón de los intereses y entre el 80% y 60% de las multas establecidas por el fisco.

Carlos Vargas, director de Tributación, confirmó que las tres instituciones públicas efectuaron consultas sobre los pasos para acogerse a la amnistía.

Vargas detalló que el trámite será ágil, pues el contribuyente solo debe pagar el monto cobrado por el fisco.

De las tres instituciones, la Junta Directiva del BNCR aprobó en firme, el pasado 10 de diciembre, acogerse a la amnistía , confirmó Jeannette Ruiz, presidenta del Banco.

El Banco Popular confirmó que la decisión se tomará en el “corto plazo” pues están en los últimos análisis financieros y legales.

Mientras que en el BCR aún analizan la “conveniencia institucional” de aceptar la amnistía, confirmó Rossy Durán, gerenta Corporativa de Finanzas.

La reforma fiscal también prevé que los bancos privados puedan adherirse a la amnistía. Sin embargo, el monto de traslado de cargos es bastante menor, asciende a ¢15.000 millones en dos entidades privadas.

Desglose por entidad

El Banco Nacional es la entidad pública que más pagará al fisco este mismo mes.

La entidad desembolsará, al menos, ¢67.345 millones por el cobro principal de la deuda tributaria y el 20% de las multas trasladadas por Tributación para los periodos entre el 2010 y el 2016.

El perdón de la deuda tributaria será de casi ¢30.000 millones entre intereses y un 80% de sanciones, según los estados financieros de la institución estatal.

“El Banco se regularizará con un proceso más seguro respecto al cálculo del impuesto sobre la renta. Ha sido una discrepancia (con el fisco); pero no una evasión”, resaltó la Presidenta de la Directiva del BNCR.

Ruiz confirmó que el pago de la deuda tributaria no tendrá ningún efecto en las metas de colocación de crédito, ni en los indicadores financieros.

La Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) permite a los bancos diferir contablemente el pago en un periodo de 60 meses, precisamente para no afectar a las instituciones.

En el caso del Popular, si el Banco decide acogerse a la amnistía deberá pagar al fisco al menos ¢61.476 millones de principal y multas de los periodos fiscales del 2010 al 2016.

Mientras que el perdón de intereses y sanciones se establecería entre ¢39.052 millones y ¢43.739 millones, según la estimación hecha por este diario con los estados financieros de la entidad.

“El Banco Popular se encuentra efectuando los últimos análisis financieros, jurídicos y de riesgo (...) ya con la totalidad de los análisis estaremos adoptando una decisión final en el corto plazo”, informó la Oficina de Comunicación Corporativa del Banco.

En el caso del BCR, si se acoge durante el primer mes de la amnistía, el pago ascendería a ¢13.143 millones por las declaraciones de impuestos del 2010 al 2013.

En el caso de la condonación de intereses y multas podría ir de ¢3.845 millones hasta los ¢4.053 millones.
Fisco simplifica en pocos pasos los arreglos de pago

La Dirección General de Tributación simplificará el proceso mediante el cual los contribuyentes puedan acogerse a la amnistía tributaria que rige, desde el pasado 5 de diciembre, por un periodo de tres meses.

El paso inicial es aceptar los cargos de deudas impositivas acreditadas por el fisco, tras una fiscalización de la declaración del impuesto sobre la renta efectuada a una empresa o persona, detalló Carlos Vargas, director de Tributación.

“Una vez aceptados los cargos, nosotros generamos la deuda y el contribuyente podrá efectuar el pago de los impuestos desde cualquier plataforma electrónica de un banco. Es como pagar cualquier servicio público. El contribuyente no tendrá la posibilidad de discutir, simplemente hace el pago”, explicó Vargas.

El pago del monto principal se paga de manera inmediata. Mientras que, para cancelar la multa con reducción, se debe rellenar el formulario 116 disponible en el programa Eddi7 y se autoliquida el monto con reducción, según el cálculo del mismo contribuyente.

Tributación sí podrá revisar el monto cancelado de la sanción, en caso que haya alguna diferencia relevante comparado con el estimado del fisco, resaltó Vargas.

El proceso de amnistía también se puede aplicar en el caso de los contribuyentes que ocultaron información al fisco en algún periodo fiscal.

En este caso se deberá efectuar una declaración rectificativa del periodo en el cual se desea aclarar.

El funcionario detalló que para estos casos también aplicará el beneficio de condonar los intereses y parte de las multas del contribuyente.

“En los casos en que el pago se haga por tractos, habrá una reducción del beneficio (del monto de intereses y multa a condonar). En este caso, sí deben acudir a la Administración Tributaria para evaluar las condiciones del fraccionamiento y las condiciones de las garantías para garantizar el pago”, explicó el Director de Tributación.

La Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas también prevé la posibilidad de que las empresas y personas en informalidad puedan regularizar su situación con con la simple presentación de sus declaraciones de impuestos.

“Con las declaraciones omitidas, estas solo se presentan en ATV (Administración Tributaria Virtual) y se genera el recibo de manera automática y el contribuyente paga”, recalcó Vargas.