Fuente: CR Hoy

A solo de 10 meses de que entreguen el poder al próximo Gobierno, las autoridades de la administración Solís insistieron este martes antes los diputados para que aprueben las reformas a los actuales impuestos de renta y ventas.

El primer vicepresidente y ministro de Hacienda, Helio Fallas, enfatizó ante los legisladores que el crecimiento de la deuda y la ausencia de nuevos recursos son dos detonantes del déficit que exigen soluciones urgentes.

“Los esfuerzos administrativos y las mejoras tecnológicas son insuficientes. Necesitamos un IVA y una nueva legislación de renta que cierre los portillos a la evasión y a la elusión”, enfatizó Fallas durante su comparecencia ante la Comisión de Ingreso y Gasto Público, a la que fue convocado a finales de la semana anterior, para referirse a la liquidación del presupuesto 2016.

Fallas mostró a los legisladores varios escenarios fiscales que enfrentaría el país de no aprobarse la reforma a los proyectos de IVA y Renta, los cuales proyectan que el déficit se acerque al 7% del PIB y la deuda sobrepase el 60% del PIB al 2021.

Esto a partir de supuestos muy conservadores. Adicionalmente, se debe considerar que entre 2018 y 2021 vence cerca de un 33% de la deuda contratada, por lo cual, el Ministerio de Hacienda deberá buscar los recursos para enfrentar estas obligaciones.

Las reflexiones y proyecciones expuestas por el Fallas generaron preocupación entre los diputados presentes, algunos de los cuales reconocieron el trabajo que ha venido realizando el Ministerio de Hacienda para mejorar la calidad del gasto y los índices de recaudación, y coincidieron en la necesidad de contar con nuevas armas legales que favorezcan la sostenibilidad de estos índices en el largo plazo.

A inicios de su periodo presidencial, el mandatario Luis Guillermo Solís dijo que el problema fiscal por el que ya atravesaba el país no era “el más importante de los problemas”, un discurso que debió cambiar a lo largo de su mandato.
Medias urgentes

A la comparecencia ante los diputados también fue convocada la Contralora General, Martha Acosta, quien coincidió con la preocupación del Ministro.

“La indiferencia ante la situación que vivimos es un lujo que no podemos darnos sin provocarle a la sociedad un daño irreparable…Las decisiones y acuerdos de esta Asamblea, las del gobierno de la República así como de los diversos grupos de interés son indispensables para salir adelante… solo, nadie lo va a lograr”, destacó la funcionaria.

Las declaraciones de ambos se dieron en el momento en que el déficit primario y el déficit fiscal, que venían comportándose similares entre el 2016 y 2017, a mayo de este año presentan un leve deterioro.

“El faltante primario pasó de 0,9% del PIB a 1% en los últimos 12 meses, mientras que el financiero lo hizo de 1,9% a 2,1% en el mismo periodo”, indicó el ministro.

A mayo 2017, las transferencias corrientes crecieron un 9,7%, cifra superior a la presentada en el 2016, cuando se ubicó en un 5,8%. A mayo, las transferencias corrientes explican un 33% del crecimiento del gasto total.

Entre las principales destacan las de Fodesaf, el Fondo Especial para la Educación Superior, las pensiones con cargo al Presupuesto Nacional y las obligaciones con la Caja Costarricense del Seguro Social, entre otras.

Adicionalmente, el pago de intereses, que desde hacía varios meses presentaba una desaceleración, a mayo 2017 presenta un crecimiento superior (19,5%), al de hace un año (16,4%). Los intereses de la deuda representan el tercer rubro de importancia que explica el crecimiento en el gasto total a mayo 2017, con un 23% del aumento.

Por su parte, los ingresos tributarios a mayo de este año presentan un crecimiento del 6,7%, mientras que los ingresos totales aumentaron un 8,1%.