Fuente: Prensa Libre

El Ministerio de Hacienda encuentra a punto de iniciar lo que será la segunda fase del Programa de Consolidación Fiscal (nuevo plan fiscal), que implicará un debate nacional entre diversos sectores.

Así lo ha dado a conocer la cartera, que en conferencia de prensa pasada informó que dicho debate empezará días después de arrancado el año electoral, que celebra su inauguración el próximo 1 de octubre.

La idea de Hacienda consiste en debatir una agenda anotada que lleva los principales puntos a reformar para mejorar no solo la recaudación de impuestos sino también distribuir mejor el gasto, tener mayor gobernanza en el tema fiscal, así como fortalecer el financiamiento y la inversión.

Edgar Ayales, ministro de Hacienda, ha reiterado que se pretende arrancar con un diálogo que incluya a todos los sectores del país; entre ellos, expertos en materia económica, como economistas y administradores, junto con asociaciones sindicatos, grupos empresariales, entre otros.

En relación con los cuatro modulos que tocará el nuevo plan fiscal, Ayales dijo que entre estas líneas de acción se encuentran las referentes al gasto, a los ingresos tributarios, a la gobernanza fiscal y al financiamiento más inversión.

Pormenorizando cada uno de ellos, sobre el gasto del Gobierno se tiene como objetivo mejorar la calidad del gasto público, virar el otorgamiento del presupuesto basado en resultados.

Además, con respecto al control de salarios, se pretende rotar hacia una política restrictiva de contratación en el sector público, en conjunto con una política salarial fiscalmente responsable.

A la vez se intentará racionalizar las transferencias corrientes, en las que se haría una revisión amplia de los destinos específicos que imprimen rigidez en el gasto y la eliminación de duplicidades en el Gobierno Central.

Sobre los ingresos tributarios, el otro gran módulo, se quiere cerrar todos los círculos de evasión; asimismo, convertir el Impuesto General sobre las Ventas a un Impuesto de Valor Agregado (IVA) y una revisión al impuesto sobre la Renta alineado a la renta global o mundial.

Así las cosas, se propone la opción de una revisión de la política de exoneraciones para que sea más equitativa y eficiente la distribución de los impuestos, entre lo que, si bien no especificaron con detalle, podrían estar regímenes como el de las zonas francas.

Sobre financiamiento más inversión pública y gobernanza fiscal, los últimos dos modulos, se propone fortalecer las estrategias de financiación, así como también la creación de una oficina de atención al inversionista, darle más gobernabilidad a las finanzas públicas; se trata de continuar avanzando hacia una política de transparencia fiscal.

En la actualidad, el déficit fiscal del Gobierno Central alcanzó un 3,4% del Producto Interno Bruto (PIB) en su acumulado a agosto, es decir, 0,5% más de lo reportado en el mismo período de 2012. En colones, dicha cifra representó un total de ¢844.481 millones, contraria a los ¢662.044 millones de agosto del año pasado.