Fuente: PrensaLibre

Un combo de medidas con el objetivo de frenar gastos e incrementar los ingresos tributarios del Gobierno Central es parte de lo que afina el Ministerio de Hacienda, como estrategia para paliar el deterioro en las finanzas públicas.

Las medidas, que fueron especificadas el lunes por el titular de la institución, Helio Fallas, se esperan desarrollar a lo largo de los dos primeros años de esta Administración y serían la ruta para eliminar el déficit primario en el 2016, como planea la cartera.

Por el lado de los ingresos destaca la puesta en marcha de una directriz para mejorar la recaudación en Renta, Ventas y Aduanas, una mayor inspección fiscal en grandes contribuyentes, la ejecución de programas de computación que aseguren una mejor recaudación, el impulso de la factura electrónica, la creación de una oficia de denuncias y un plan de control ciudadano.

Respecto a la acera de los gastos se destacan la formulación de una directriz que pretende reducir el 20% del gasto neto (gasto total presupuestario menos salarios, transferencias e intereses), el congelamiento del 85% de las plazas vacantes del Presupuesto Nacional, así como una prohibición de consultorías que revaloren manuales de puestos.

Además de este paquete de medidas, Hacienda también afina un proyecto de “ley antievasión”, revisión a pensiones, una mesa de diálogo sobre empleo público y un plan para profundizar el presupuesto por resultados en el sector social, como lo ha indicado este diario.

Si bien, según Fallas, con las medidas, el déficit fiscal no se eliminaría por completo, sí lo haría el déficit primario, que presentó en mayo una variación acumulada del 1,3% del Producto Interno Bruto (PIB), y que se disminuiría paulatinamente hasta llegar a 0% en 2016.

A mayo, la brecha entre los gastos y los ingresos del Gobierno se aceleraron al 2,2% de la producción, es decir un 0,1% de más respecto al mismo período del año anterior (2,1% del PIB).