Aproximadamente, de los ¢450 mil millones que se evaden del Impuesto General sobre las Ventas, ¢225 mil millones corresponden a los comercios informales o ilícitos.

La estimación, que fue aportada ayer por el Viceministerio de Ingresos del Ministerio de Hacienda, se desprende del cálculo total estimado que se recauda de ese tributo frente a lo que se evade.

En Costa Rica, se estima que actualmente se debería de recaudar un total cercano al 6% del Producto Interno Bruto (PIB), pero únicamente se percibe un 4%.

Del 2% del PIB que se evade, la mitad corresponde a negocios que por diferentes motivos no cumplieron con la obligación, y la otra tiene relación con los tentáculos de las prácticas antes mencionadas.

Se calcula que de lo evadido, entre un 15% y 20% del total sí corresponde al trasiego ilegal de productos como medicamentos, licores, cigarrillos, artículos de uso personal y otros que forman parte de la góndola del comercio ilícito.

Para Álvaro Ramos, viceministro de Hacienda, si bien las cifras son estimaciones, pues por la naturaleza de estos negocios resulta difícil aportar datos exactos, la situación va en aumento, por lo que se requiere fortalecer la lucha contra estas actividades.

El funcionario también aseguró que se ha observado un incremento específicamente en el contrabando, panorama que puede formar parte de “una tormenta perfecta favorecida por la actual situación macroeconómica”.

“En términos más generales”, dijo Ramos “es difícil documentar cuánto es el comercio ilícito, lo que sí sabemos es que por lo menos la evasión fiscal en el impuesto de Venta se estima de hasta un 30% de todo lo que debería de recaudarse, eso es aproximadamente 2% del PIB”.


DECLARATORIA

Ayer este tema volvió a la palestra, específicamente en el piso 17 del Aurora Holliday Inn, con la reinstalación de las mesas de diálogo nacional con miras a una reforma hacendaria.

La actividad estuvo promovida por la Cámara Costarricense-Norteamericana de Comercio (AmCham) y permitió que el Ministerio de Hacienda anunciara la firma de una declaratoria de interés nacional por este tema. Se espera que el decreto en ese sentido se realice en enero próximo. La idea consiste en darle prioridad a la lucha contra el comercio ilícito como política pública permanente, indicaron a los periodistas los representantes de AmCham. Entre otras razones, la necesidad de fortalecer la lucha contra esta “peligrosa práctica”, no solo recae en lo que el Estado deja de percibir, sino también por el irrespeto a la propiedad intelectual, riesgos en la salud y violaciones a derechos de los consumidores, afirmó Catherine Reuben, directora ejecutiva de esa célula empresarial.

A este medio, Reuben agregó que si bien desde la acera de AmCham llevan más de tres años trabajando el problema, con la firma esperan que se puedan establecer mayores compromisos de colaboración.

Datos aportados por la Costarricense-Norteamericana de Comercio muestran que en 2013 el contrabando de medicamentos provenientes de Nicaragua se disparó con respecto a lo registrado en 2012.

Asimismo, según un estudio efectuado por la firma Euromonitor Internacional sobre el mercado de bebidas alcohólicas a noviembre de 2013, Costa Rica era el país que más prácticas de contrabando presentaba.

Con respecto al mercado de cigarrillos, la misma firma reveló un aumento durante 2012 en el comercio ilícito, año que coincide con la vigencia de la Ley General de Tabaco. Específicamente creció un 19%.