Fuente: La Nación

El Ministerio de Hacienda vendió ¢57.205 millones y $39,7 millones en bonos de deuda interna, este lunes 21 de noviembre, durante una subasta realizada por la Tesorería Nacional. La entidad asignó la mayoría de los títulos valores, en ambas monedas, a un vencimiento de entre el 2023 y el 2035.

El resultado obtenido se consideró bajo, según especialistas bursátiles consultados por La Nación. A Hacienda solo le resta una subasta en este mes de noviembre, previo al pago del aguinaldo de los empleados del Gobierno Central, el próximo 2 de diciembre. Además, para el último mes del año tendrá otras cuatro convocatorias a inversionistas.

Este lunes la captación estuvo por debajo de otras convocatorias hechas a inversionistas. Por ejemplo, el 25 de marzo anterior asignó ¢296.364 millones. Luego, el 1.° de agosto, la institución captó ¢191.845 millones y $255 millones, y el 12 de ese mismo mes, otros $151 millones.

Nogui Acosta, ministro de Hacienda, dijo el pasado 12 de noviembre, que el Gobierno aún no ha cerrado el mes de diciembre, es decir, faltan recursos para el pago de todas las responsabilidades.

“Todavía nos hacen falta ¢125.000 millones, eso implica que vamos a tener que ir a buscar los recursos y en función de las tasas de interés que cobren los tenedores de recursos, estaríamos haciendo la evaluación”, detalló el jerarca.

En esta ocasión, Hacienda convocó a los inversionistas a la subasta mediante la plataforma del Sistema Nacional de Pagos Electrónicos (Sinpe), en la cual se da una negociación directa entre el emisor y los interesados en comprar los bonos.

Las emisiones vendidas mediante esta plataforma están inscritas en el Registro Nacional de Valores de la Superintendencia General de Valores (Sugeval), y están sujetas a valoración de los proveedores de precios existentes, lo cual permite que sean negociadas en el mercado secundario.

Resultado de negociación

En moneda nacional, se colocaron ¢22.389 millones a un título con vencimiento en el 2026, a tasa fija, a un rendimiento de 9,76%. En tanto que, para un instrumento al 2035, se asignaron ¢20.458 millones, a una tasa de interés del 9,96%, muestra la información de Hacienda.

Para el 2029, la entidad vendió ¢8.830 millones a un rendimiento de 9,85%. Mientras que, al 2023, la Tesorería asignó ¢5.530 millones a una tasa del 9%.

Para Vidal Villalobos, economista de Prival Bank, el resultado obtenido en la subasta no fue el esperado por Hacienda. Él achacó la baja captación a que los inversionistas locales encuentran una alternativa más rentable a los bonos de deuda, en colones y dólares, en los instrumentos subastados por el Banco Central, los cuales se colocan a una mayor rentabilidad.

Para Freddy Quesada, gerente de INS Valores, Hacienda captó buena parte de recursos a plazos largos, lo cual quitará presión a pagos de deuda. Sobre los incrementos en rendimiento consideró que siguen por debajo de otros instrumentos del mercado, como los intereses de las entidades bancarias.

Quesada consideró que el financiamiento obtenido no fue tan importante, pero al colonizarlo asciende a ¢90.000 millones lo cual es adecuado.

En dólares, la institución vendió títulos por $19 millones en un instrumento con plazo de vencimiento al 2026 y a un rendimiento del 6,26%. Al 2023, fueron $13 millones a una tasa del 4,75% y, para el 2029, la asignación fue de $7,7 millones.

Ajuste en rendimiento

El resultado de la subasta de Hacienda muestra un ascenso en las tasas pactadas. Por ejemplo, la Tesorería brindó al bono en colones, al 2026, un rendimiento de 9,26%, en setiembre pasado. Esto quiere decir, 0,5 puntos porcentuales (p. p.) adicionales en un plazo de dos meses para el mismo instrumento.

Al título con vencimiento al 2029, la tasa de este lunes fue de 9,85%, pero en febrero anterior, se le había asignado un rendimiento de 6,16%, con lo cual se dio un ajuste de 3,69 p. p., según el registro del sitio web de Hacienda, para el mismo instrumento.

Al igual que con los colones, en moneda extranjera también hay un ajuste al alza en los rendimientos. Por ejemplo, al título del 2026, la Tesorería le había asignado una tasa del 4,52%, en febrero pasado, es decir, y ahora colocó al 6,26%, un incremento de 1,74 puntos.

Villalobos comentó que el incremento en tasas de interés se da por el alza en la inflación local e internacional. También consideró que, pese al aumento, Hacienda enfrenta la presión del Banco Central para elevar aún más sus tasas de interés.

Sin embargo, la Tesorería no ha hecho el ajuste que los inversionistas esperaban.La explicación estaría en que el Gobierno esperaba cerrar la negociación política de los eurobonos, la cual concretó la noche del lunes por $5.000 millones. Además, de que espera obtener la aprobación de créditos externos.

En el Congreso está pendiente la autorización del uso de los $270 millones del Fondo Monetario Internacional (FMI); $300 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID); y $100 millones de la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD).