Fuente: La República

Canjes y subastas de títulos de deuda interna seguirán en el horizonte del Ministerio de Hacienda en el futuro cercano, como fuentes de financiamiento ante la caída de sus ingresos.

Solo este lunes se colocaron ¢116 mil millones en subasta de títulos de deuda interna, en su mayoría con vencimiento al 2027.

Mediante esta figura Hacienda capta recursos por medio de estas colocaciones para atender las necesidades de financiamiento, los compromisos y gastos del gobierno.

Y los interesados pueden adquirir las emisiones subastadas a través de los puestos de bolsa autorizados por la Bolsa Nacional de Valores y, en algunos casos, por medio de la ventanilla electrónica.

“Este es un elemento positivo que nos viene a dar tranquilidad, porque entendemos que los inversionistas, sobre todo institucionales, son conscientes de que el Estado está comprometido con el pago de su deuda y que se puede confiar e invertir a largo plazo”, comentó Elián Villegas, ministro de Hacienda.

Además, el gobierno le apostará a un megacanje de bonos de deuda, planificado para septiembre.

La semana anterior se procuró un canje histórico de ¢1,8 billones, aunque solo alcanzaron los ¢80 mil millones.

El propósito era cambiarles a inversionistas sus títulos que vencen este y el próximo año, por otros que vencen entre 2024 y 2025.

A ello se suma el canje realizado a finales de julio por ¢88 mil millones, de bonos que vencían entre 2020 y el 2021.

De esta manera se genera un alivio, al cambiar la deuda más antigua próxima a vencer por nueva pues aumenta la liquidez.

Además, permite atenuar el riesgo en la cartera de deuda y disminuir su costo, lo que reduce las presiones próximas sobre el flujo de caja del Estado.

Básicamente, de esta manera se busca no pagar esos vencimientos al corto plazo, sino a futuro.

Al cierre de edición, no había trascendido el plan de gasto para atender los compromisos del segundo semestre, pero existe una alta posibilidad de que se recurra a más deuda.

Y es que la caída en casi ¢1,2 billones de ingresos y el recorte en el gasto que tiene el reciente presupuesto extraordinario, empujan a buscar compensarlo con deuda.

Se estima necesario aumentar en ¢664 mil millones la emisión de deuda interna, debido a que ese es el faltante por cerrar, según respondió Elián Villegas, ministro de Hacienda a consulta de la legisladora María Inés Solís a mediados de julio.

En esa intervención en la Asamblea, se adelantó la colocación de deuda interna dividida en ¢100 mil millones a corto plazo y en ¢564 mil millones a largo plazo.

Específicamente, para este nuevo presupuesto extraordinario se llegaría al 67% de deuda para cubrir el gasto.