Fuente: La Nación

La necesidad del Ministerio de Hacienda de elevar las tasas de interés impactará de forma negativa las posibilidades de financiamiento de las empresas.

La colocación de bonos de deuda interna de Hacienda ejercerá una presión sobre el resto de los intereses del mercado e implicará un encarecimiento de los que se aplican al sector sector productivo en los préstamos que solicitan.

Nogui Acosta, jerarca de Hacienda confirmó que la decisión de incrementar las tasas de rendimiento de sus títulos valores se dio por la necesidad de captar recursos. Además, los inversionistas llevan varias subastas solicitando un incremento a la Tesorería Nacional a raíz de la subida de la tasa de política monetaria (TPM) del Banco Central de Costa Rica (BCCR) y de la inflación.

El jerarca reconoció que es muy probable un incremento adicional en las tasas de los rendimientos porque el Gobierno necesita recursos para pagar sus obligaciones, en especial el eurobono de $1.000 millones en enero próximo. La opción para bajar la presión, afirmó, es que se dé la aprobación para emitir deuda en el extranjero.

“A lo largo de este año hemos subido 300 puntos base (tres puntos porcentuales) en algunos plazos y 150 puntos base en otros plazos (...) para efectos del Ministerio de Hacienda la necesidad de pagar hace llegar a las tasas que sean necesarias captar para poder llegar y cumplir con los pagos y obligaciones”, confirmó el jerarca.

La subida de los rendimientos de Hacienda genera que los bancos eleven sus tasas porque provoca una competencia por captar los mismos recursos, y terminará afectando el financiamiento de empresas y familias, explicó el economista Daniel Ortiz.

“Cuando se incrementan las tasas de interés, proyectos de inversión que eran rentables pueden dejar de serlo. En un contexto donde las tasas de interés van alza, la inflación y el tipo de cambio también, los inversionistas pueden preferir posponer proyectos de inversión que pensaban realizar por un tiempo”, destacó Ortiz.

La Tesorería Nacional incrementó sus tasas después de reportar un primer semestre bajo en captaciones. La entidad obtuvo un financiamiento por ¢1.048.157 millones, es decir, el 52% de lo previsto.

El vencimiento de eurobonos no es el único compromiso, Hacienda también debe enfrentar vencimientos de bonos locales. Por ejemplo, para este mes de agosto se deben pagar $377 millones; en setiembre, otros ¢224.927 millones y, en diciembre, ¢162.441 millones, muestra la información publicada en la página de Hacienda.

Para el economista Vidal Villalobos Hacienda debía ajustar sus intereses porque, de lo contrario, se iba a quedar sin financiamiento.

Efecto productivo

Las tasas de los préstamos, tanto en colones como en dólares, llevan varias semanas en ascenso como consecuencia del alza en la TPM del BCCR que pasó de 0,75%, en diciembre pasado, a 7,50% a finales de julio anterior. En tanto la Reserva Federal (FED) tiene su tasa de referencia entre 2,25% y 2,50%, pero a comienzo del año estaban entre 0 y 0,25%. El ascenso de la inflación es la razón de que ambos órganos elevaran sus intereses.

Tales decisiones tuvieron un efecto en los intereses de los créditos de las entidades financieras costarricenses. Por ejemplo, las operaciones en colones actualmente tenían, hasta la segunda semana de agosto, una tasa promedio del 12,32%, pero a comienzo de año estaba en 9,5%.

Mientras que en dólares el promedio de todas las entidades financieras está en 6,66%, frente al 4,5% en la primera semana de enero, según datos del BCCR.

César Restrepo, director general de la Bolsa Nacional de Valores, comentó que el alza en los intereses tendrá un efecto para quienes actualmente tienen una operación a tasa variable y para quienes buscan un nuevo endeudamiento.

“La situación actual, con tasas al alza, provoca que los actores deban valorar cualquier nuevo proyecto, incluso algunas inversiones adicionales sobre proyectos vigentes, pues un aumento en la tasa de interés repercute directamente en el costo del dinero y la rentabilidad de esas iniciativas”, afirmó Restrepo.

Entre tanto, Villalobos destacó que Hacienda entra en una competencia con la banca por los recursos disponibles en el mercado, y desvía dinero productivo al financiamiento del Gobierno. “Se dará una disminución de recursos para el sector privado y afectará la puesta en marcha de nuevos proyectos, la reactivación de la economía y la disminución del desempleo”, afirmó.

Mayor gasto

Otro de los efectos del incremento del aumento en las tasas de interés de los títulos gubernamentales se dará en la parte del portafolio de bonos de deuda colocados a tasa variable, subrayó Acosta.

“El problema es que un aumento de 100 puntos base (un punto porcentual) en la tasa de interés puede hacer que el gasto en intereses del Gobierno aumente en ¢62.000 millones porque un 24% de nuestra cartera de bonos es a renta variable”, dijo el funcionario.

Hasta junio pasado, el Gobierno Central registró un saldo de endeudamiento de ¢21.077.670 millones, entre emisiones en colones, dólares y unidades de desarrollo, según datos del Banco Central. De dicho monto, un total de ¢5.041.840 millones son los que se verán influenciado por el movimiento al alza en tasas de interés.