Fuente: La Nación



El Ministerio de Hacienda tiene listo el proyecto de ley para transformar el impuesto de ventas en uno al valor agregado (IVA).

Así lo informó el viceministro de Hacienda, Fernando Rodríguez, quien explicó que podrían enviar el texto a la Asamblea Legislativa la próxima semana o en enero del 2015.

“El proyecto ya está, por si se decidiera enviarlo, y si no, nos daríamos el espacio eventualmente para seguir conversando con algunos sectores y esperar a enero”, señaló el funcionario.

El impuesto de ventas actual, del 13%, se cobra sobre casi todos los bienes y una lista definida de servicios.

El IVA se extendería a todos los servicios, con algunas exoneraciones.

Además, el plan propone aumentar el tributo del 13% actual al 14% en el 2016, y al 15% en el 2017.

El texto también incluye la deducción financiera, la cual significa que no solo se podría acreditar el tributo pagado por los insumos físicamente incorporados al producto, sino también por los servicios.

La iniciativa incorpora la exoneración de los bienes que componen la canasta básica, más servicios de salud y educación privadas.

En noviembre pasado, Rodríguez dijo a La Nación que se inclinaban por poner tasas bajas a estos tres sectores para evitar romper la cadena del impuesto, y porque cuando los tributos pagados por los insumos no se pueden acreditar al pago del gravamen del bien final, pasan a ser parte del costo.

No obstante, según explicó ayer, concluyeron que una tasa del 2% para esos sectores quizá más bien genere pérdidas al fisco pues las deducciones al contribuyente podrían ser mayores que el monto por pagar.

El Gobierno anterior había estimado, en el documento Hacia la consolidación fiscal , que cada aumento del tributo en un punto porcentual, sobre la base actual, daría un monto equivalente al 0,30% de la producción interna, y gravar todos los servicios al 13%, excepto salud y educación, un 0,62%.

Complicado. Con el IVA se espera paliar un déficit del Gobierno Central que este año sería de poco menos del 6% de la producción.

El camino para el proyecto en la Asamblea Legislativa es complicado. El plan requiere de 38 votos para salir bien librado del Congreso, y la fracción del Partido Liberación Nacional, que tiene 18 diputados, ya anunció el retiro del apoyo a la iniciativa debido a que “no ve señales de austeridad” de parte del Gobierno.

Así lo anunció el jefe de los verdiblancos, Juan Luis Jiménez Succar, el pasado 5 de diciembre.

Los diputados Johnny Leiva, del Partido Unidad Social Cristiana y miembro de la Comisión de Asuntos Hacendarios (la cual discutiría el proyecto), y el jefe de la fracción del Partido Movimiento Libertario, Otto Guevara, también demandan medidas sobre el gasto público antes de aprobar nuevos tributos.

Guevara reclama contención del gasto, aprobación de proyectos de ley que atacan los disparadores del gasto público –como empleo público y pensiones con cargo al presupuesto– y un plan de responsabilidad fiscal que limita el gasto y la deuda.

El Libertario y Liberación propusieron el IVA en su plan de Gobierno, pero el primero con una tasa más baja, del 10%.

No fue posible hablar con la jefa de fracción del Partido Acción Ciudadana, Emilia Molina, ni con el jefe del Partido Frente Amplio, Gerardo Vargas.