Fuente: La Nación

Solo el Ministerio de Hacienda ha acatado la disposición de la presidenta de la República, Laura Chinchilla, de vender propiedades del Estado.

Así lo confirmó esta cartera. Con las cuatro propiedades que vendió Hacienda se recaudaron ¢105,6 millones, cantidad ínfima comparada con el déficit de casi ¢569.000 millones de los primeros siete meses del año.

Hacienda ha realizado las ventas por medio de remates electrónicos.

Las propiedades que tiene Hacienda son terrenos que han sido entregados como dación en pago por deudas o por traslados efectuados por otras instituciones.

Para paliar déficit. La venta de propiedades fue una de las medidas que anunció la presidenta de la República el 18 de abril pasado, con el fin de paliar el déficit fiscal ante la ausencia del Proyecto de Ley de Solidaridad Tributaria.

No obstante, desde marzo del 2011 el Gobierno había publicado una primera directriz sobre el tema, que establecía que se autorizaba a todas las entidades públicas a vender “todos los activos que a su criterio resulten ociosos, innecesarios o suntuarios, de acuerdo con el efectivo cumplimiento del fin público correspondiente, que correspondan a bienes inmuebles no afectados al dominio público, así como el equipo mobiliario sobre el cual proceda la compra directa de acuerdo con los parámetros de la Ley de Contratación Administrativa”.

La directriz añade que los recursos producto de estas ventas se deberán utilizar en gastos de inversión de las mismas instituciones.

En otra directriz de mayo del 2011, se exceptuó de la medida a un grupo de instituciones, entre las que se encuentran el Instituto Costarricense de Electricidad, el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarrillados, la Refinadora Costarricense de Petróleo y los bancos del Estado, aunque se les insta a la austeridad.

¿Por qué? La Nación consultó ayer al ministro de Hacienda, Édgar Ayales, sobre las razones por las cuales las entidades no han acatado la directriz, pero no fue posible obtener respuesta.

También se les pidió la opinión a las autoridades de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y al Ministerio de Educación. Estas son parte de las entidades que tienen los presupuestos más grandes del sector público.

Gustavo Picado Chacón, gerente financiero de la Caja, contestó que si bien la CCSS tiene casi 1,2 millones de metros cuadrados de infraestructura, esta está ocupada para ofrecer servicios “en todos los rincones del país”, y es la que le permite a la CCSS ofrecer casi 18 millones de consultas, entregar 71 millones de medicamentos y realizar cerca de 350.000 cirugías, entre otras tareas, o están dispuestas para proyectos futuros.

No fue posible tener respuesta del Ministerio de Educación.