Fuente: La Nación

El hackeo que afecta los sistemas tributarios del Ministerio de Hacienda, entre otros mecanismos digitales relacionados con la gestión de recursos públicos, le impedirá al Gobierno de la República calcular y publicar sus cuentas fiscales este mes de mayo.

Según indicó el ministro de Hacienda, Nogui Acosta, el Gobierno espera tener claridad sobre las cifras fiscales, y estar “en capacidad de mostrarlas a la gente”, al cierre del primer semestre.

Entre otras cuestiones, los problemas informáticos que enfrentan Hacienda y otras instituciones estatales impiden conocer el detalle específico de los ingresos tributarios recibidos por cada rubro de impuesto, así como la magnitud específica de los gastos efectivamente realizados por las entidades receptoras de recursos de Hacienda.

El ministro Acosta explicó que el Gobierno de la República sí puede identificar que ha recaudado un 15% más en impuestos en lo que va de este año, en comparación con el mismo periodo del 2021, pero reconoció que es imposible identificar el comportamiento de cada tributo.

“Esto hace que uno pueda tener la dificultad de saber si se están pagando bien o mal los impuestos, en el sentido de que yo no puedo hacer esa distribución”, subrayó.

En cuanto a los egresos del Gobierno Central, Acosta afirmó que los problemas derivados de los hackeos son sobre todo estadísticos, ya que que es prácticamente imposible determinar cuánto del dinero que gira la Tesorería Nacional a cada institución se está gastando de manera efectiva.

“Los pagos se realizan a través de la Tesorería y se gestionan presupuestariamente, por lo que hay claridad de que se gasta lo que corresponde gastar, pero no tenemos la generación de las estadísticas necesarias para mostrarlo (...). Yo puedo sumar cuánto se giró, pero no puedo dar certeza de que se haya gastado”, explicó el ministro.

Las cifras fiscales del Gobierno Central usualmente se actualizan durante la segunda o tercera semana de cada mes, con base en los registros de ingresos y gastos del mes anterior.

Sin embargo, los ataques informáticos que han vulnerado sistemas de casi una treintena de instituciones estatales, desde el 18 de abril pasado, hoy impiden a las autoridades organizar las cuentas.

El problema lo advirtió desde el 16 de mayo el propio presidente de la República, Rodrigo Chaves, en conferencia de prensa.

Ese día, el mandatario aseguró que el país no está logrando determinar “quién nos está pagando los impuestos bien o mal” y añadió que tampoco es posible saber “cómo avanza ni siquiera la ejecución presupuestaria del país”.

“Costa Rica no sabe cuánto del presupuesto está gastando cada quién, si nos vamos a pasar o no. Estamos pagando salarios casi que a ciegas, con base en planillas anteriores. Eso representa un reto enorme para el futuro”, advirtió.

Como los ataques informáticos también afectaron sistemas de pago de remuneraciones, instituciones han realizado los giros a funcionarios a partir de planillas viejas.

Lo anterior también ha implicado irregularidades para cientos de funcionarios que han recibido mayores o menores salarios de los que realmente les corresponden. En el Ministerio de Educación Pública (MEP), por ejemplo, 3.600 educadores no han recibido ni un colón de su sueldo en las últimas dos quincenas, según informó la propia entidad.
‘Retrocedimos 20 años’

El ministro Acosta afirmó que la situación provocada por los ciberataques que afectan los sistemas tributarios de Hacienda ha significado un retroceso de 20 años para el país en esta materia.

En ese sentido, dijo que Costa Rica deberá continuar trabajando en la implementación del programa conocido como Hacienda Digital, que entre otras cuestiones plantea renovar los mecanismos digitales de tributación.

También, afirmó que Hacienda deberá desarrollar planes de continuidad de negocio ante eventualidades futuras.

“Nosotros no deberíamos caer en una situación como esta en la que estamos”, afirmó.

“Ha sido un reto importante para el Ministerio de Hacienda y podemos decir que retrocedimos 20 años en el cobro de impuestos. Hace 20 años, la gente tenía que hacer una liquidación en papel e ir a un banco a hacer fila para pagar, y estamos en esa misma situación”, lamentó.

Por el momento, sin embargo, el jerarca de Hacienda considera que la principal afectación es estadística y no económica para las arcas del Estado.

“Aquí hay que reconocerles a los contribuyentes una responsabilidad importante porque se han mantenido pagando impuestos, y es una minoría la que no los ha presentado, ya sea por algún tipo de dudas en relación con sus pagos o, eventualmente, por dificultades de acceso a los sistemas de contingencia”, señaló.

La afectación en el cumplimiento tributario, sin embargo, solo se podrá comprobar de manera definitiva hasta tener los datos concretos de declaración y pago de impuestos de los meses en curso.

Actualmente, los pagos del impuesto al valor agregado (IVA) y del impuesto sobre la renta por rentas de capital inmobiliario se deben cancelar a través de recibos de pago que gestionan los propios contribuyentes, con base en su propia contabilidad.

Para realizar esos trámites, Hacienda puso a disposición un sistema digital de autodescarga para computadoras, y con la impresión de los recibos se deben cancelar las cargas en bancos autorizados.

Los pagos se deben hacer por esa vía a pesar de que los contribuyentes de estos y otros tributos no han podido realizar las declaraciones que justifican esos pagos. Esos documentos se deberán reponer hasta que se habiliten oficialmente los sistemas correspondientes de nuevo.

Un mes de ‘hackeo’

Los ataques informáticos a instituciones públicas, por parte del grupo cibercriminal Conti, recién cumplieron un mes de mantenerse activos, este 17 de mayo.

El presidente Chaves calificó el ataque orquestado por Conti como un un acto de “terrorismo” contra el país, en el que aparentemente habría personas costarricenses involucradas, a las que llamó “filibusteros que están traicionando la patria”.

“Tenemos 27 instituciones atacadas y nueve instituciones muy afectadas, incluyendo el Ministerio de Hacienda, que es el que recibe los ingresos y hace los gastos del Estado. Nos quieren ahogar a través del sistema financiero de las finanzas públicas del Estado”, resumió el mandatario en su conferencia del 16 de mayo.

Ante este panorama, el país ha recibido apoyo técnico de países como Estados Unidos, España e Israel, según indicó el presidente Chaves; sin embargo, consideró que la situación continúa en un estado crítico. En ese sentido, el Gobierno de la República ha anunciado que trabaja a través de sus distintas instituciones en busca de soluciones a los problemas ocasionados.

Sobre la situación específica del Ministerio de Hacienda, el ministro Nogui Acosta afirmó que es “una llamada de atención” para el sector público, en relación con la necesidad de invertir en seguridad para el manejo de información.