Fuente: CR Hoy

(CRHoy.com). Todas aquellas personas de régimen contribuyente deberán pagar a más tardar este 30 de septiembre el Impuesto sobre las Utilidades o Impuesto sobre la Renta, sin recargos ni intereses.

El plazo máximo para realizar los pagos con Administración Tributaria son el último día hábil de junio, septiembre y diciembre de cada año según el Colegio de Contadores Públicos. Para ello, los únicos requisitos son:

  • Tener un débito en tiempo real.
  • Contar con conectividad bancaria mediante sitios web oficiales.
  • Pagar directamente en cajas de las entidades autorizadas.
  • Presentar ante las entidades recaudadores autorizadas el recibo D-110 en caso de compensación.

¿Cómo calcular el impuesto?

Guillermo Smith, presidente del Colegio de Contadores Públicos, explica que primero es necesario considerar cuánto se pagó de impuesto sobre la renta D-101 en 2019, 2020 y 2021. Posteriormente, se analiza el impuesto bruto de los tres períodos, se suman y se dividen entre 3, de esa forma se obtendrá un promedio.

Para finalizar, se debe comparar el promedio con el impuesto de la última declaración, es decir, la del 2021. Luego, se tomará el monto mayor y se multiplicará por 25% y listo.

El Colegio de Contadores Públicos recomienda que en caso de encontrar incongruencias en los montos, se contacten con un contador público autorizado para justificar ante Administración Tributaria el por qué hay un retraso con el pago, así se evitarán las penalizaciones.

¿Qué pasa si omito el pago?

Según el Código de Normas y Procedimientos Tributarios, citado por el Colegio de Contadores Públicos, “quienes omitan presentar las declaraciones tributarias, dentro el plazo legal establecido, tendrán una multa equivalente al 50% del salario base. Quienes paguen los tributos después del plazo fijado, deberán de pagar cada mes o fracción de mes transcurrido desde el momento en que debió cancelar“.

En el caso de que haya un retraso en el pago, el contribuyente estará obligado a desembolsar el impuesto dejado de pagar, más los intereses y las sanciones, es decir, todo un combo en uno.