Fuente: La República

La rebaja del marchamo que aprobaron los diputados para el otro año dejaría un hueco fiscal de ¢30 mil millones, por lo que el presidente Carlos Alvarado se opone y hasta ha sugerido que podría vetar la iniciativa para evitar una afectación a las finanzas públicas.

El mandatario, ha pedido a legisladores y a los partidos políticos en varias ocasiones, ser responsables con el déficit fiscal.

“No ha llegado a mí, pero ya ustedes me conocen después de tres años, ustedes saben frente a una situación de esas, qué es lo que yo haría”, dijo el presidente durante un consejo de gobierno en Puntarenas a mediados de septiembre, para referirse a la posibilidad de vetar la iniciativa.

Mientras tanto, varios candidatos presidenciales celebraron ayer la aprobación en primer debate de la rebaja, al considerar que se trata de una medida justa en medio de la restricción vehicular; además, de las dificultades económicas originadas por la Covid-19 durante este año.

Para ellos, el gasto excesivo del gobierno es suficiente para validar la disminución del derecho de circulación.

Este martes por ejemplo, los legisladores de la Comisión de Hacendarios, frenaron los intentos del gobierno por crear 2 mil nuevas plazas de cocineras para los comedores escolares, a la vez que un informe legislativo solicitado por Ana Lucía Delgado del PLN, determinó que la administración Alvarado Quesada trata de brincarse la regla fiscal por unos ¢90 mil millones.

“Yo estaría de acuerdo en rebajar el marchamo, siempre y cuando haya una medida compensatoria en el gasto, de otra manera, sería una medida populista. Creo que es muy factible hacerlo, si compensamos los ¢30 mil millones que se pierden en ingresos al bajar el monto del derecho de circulación, al no hacer la transferencia adicional que pidió el gobierno para el CNP por un monto de ¢47 mil millones”, dijo Rodrigo Chaves, candidato del Partido Progreso Social Democrático y exministro de Hacienda.

Además de Chaves, la disminución del derecho de circulación fue respaldada por Lineth Saborío de la Unidad, José María Villalta del Frente Amplio y Eduardo Cruickshank de Restauración Nacional, entre otros.

La iniciativa se votó este martes en primer debate con 35 votos a favor y con la oposición de los legisladores del PAC, quienes advirtieron del efecto en las finanzas públicas.

En principio, la rebaja del marchamo establecería un cobro escalonado, en el cual, pagarían más los dueños de vehículos con un valor fiscal mayor.

La propuesta tiene que aprobarse en segundo debate y posteriormente debe ser firmada por el presidente.

Todo esto tiene que pasar antes del 1 de noviembre, ya que después de esa fecha empieza a cobrarse el derecho de circulación del otro año y por tanto, ya no se podría aplicar una rebaja porque ninguna ley es retroactiva.

“Dimos nuestro apoyo a la rebaja del marchamo en la Asamblea –en primer debate- porque reconocemos nuestro deber de darle una mano a tantos costarricenses que han sido muy golpeados este año”, dijo Fabricio Alvarado de Nueva República.

Apoyo necesario

Varios candidatos se refirieron a la necesidad de ayudar a los costarricenses económicamente al cierre del año.

Rolando Araya
Candidato
Patria Justa

Apoyo que se apruebe en segundo debate la reducción en el monto del marchamo, que aunque leve, representa una señal de solidaridad con los ciudadanos que han visto afectada su movilidad durante este año. Y si el Presidente Alvarado amenaza con vetar el plan, él y su partido deben de asumir el costo político, pues evidencia una vez más que su voracidad fiscal a todas luces es más importante que el interés de darle una manita al sufrido pueblo en este duro cierre de año

Fabricio Alvarado
Candidato
Nueva República

Dimos nuestro apoyo a la rebaja del marchamo en la Asamblea –en primer debate- porque reconocemos nuestro deber de darle una mano a tantos costarricenses que han sido muy golpeados este año; será una oportunidad para reactivar la economía.

Rodrigo Chaves
Candidato
Progreso Social Democrático

Yo estaría de acuerdo en rebajar el marchamo, siempre y cuando haya una medida compensatoria en el gasto, de otra manera, sería una medida populista. Creo que es muy factible hacerlo, si compensamos los ¢30 mil millones que se pierden en ingresos al bajar el monto del derecho de circulación, al no hacer la transferencia adicional que pidió el gobierno para el CNP por un monto de ¢47 mil millones.

Eduardo Cruickshank
Candidato
Restauración Nacional

Apoyo el rebajo del marchamo porque va a dar un respiro económico a la gente en tiempos donde la pandemia sigue golpeando al país.
Nuestra acciones van dirigidas a tener una Costa Rica más ocupada y menos preocupada a través de la generación de empleo y así impulsar un crecimiento económico inclusivo en el país.

Lineth Saborío
Candidata
Unidad

En todo momento he apoyado el proyecto de alivio al pago del marchamo.
Me parece que es lo justo, me parece que debe llevar alivio al bolsillo de los costarricenses.
Los vehículos se han utilizado muchísimo menos este año y por lo tanto, debe corresponder a justicia el pago del marchamo.