Fuente: La República

Un importante sector de la clase media se vería afectado con el pago de más impuestos, en caso de prosperar una tributaria para “las casas de lujo”, dijo la Cámara de la Construcción.

La propuesta en sí, que fue presentada por el presidente Carlos Alvarado, denota un gran desconocimiento sobre el valor real de los inmuebles y los grupos de personas que los están adquiriendo”, según la Cámara.

“Si bien el impuesto grava un tipo de manifestación de riqueza, no se toma en cuenta la realidad de que una importante cantidad de viviendas son adquiridas por medio de financiamiento, ni tampoco la capacidad contributiva de los propietarios de esos inmuebles. Parte del supuesto de que los contribuyentes tienen la capacidad económica para pagarlo, obviando que el inmueble pudo ser una herencia o donación; o bien, que tenga un valor alto debido a un aumento repentino de plusvalía en el entorno donde se ubica. En estos casos el propietario podría no poder sufragar la obligación”, dijo Carlos Trejos, Presidente de la Cámara de la Construcción.

La iniciativa establece que toda vivienda por encima de ¢133 millones deberá pagar una tasa única anual de 0,5% al Ministerio de Hacienda, en vez de la tasa progresiva que se cobra hoy día y que va de 0,25% a 0,50% sobre el valor del lote y la propiedad.

Esto implicaría que un dueño de una vivienda con ese valor en el mercado, pasaría de pagar al año ¢660 mil, en vez de ¢330 mil aproximadamente.