Fuente: La Nación

El Hospital San Juan de Dios amplió y remodeló su nueva Unidad Coronaria con casi ¢600 millones provenientes del impuesto a los cigarros.

Los ¢584 millones que costaron estas obras fueron aportados por el Proyecto de Fortalecimiento de la Atención Integral del Cáncer de la CCSS, mediante los recursos de la Ley General de Control del Tabaco y sus efectos nocivos en la salud (9028).

Este servicio, inaugurado el 24 de noviembre, se transformó en una unidad de cuidado crítico coronario. Será, por así decirlo, un servicio de cuidado intensivo especializado en la atención de enfermos graves del corazón.

Con la remodelación se aumentó la cantidad de cubículos de ocho a diez, y se instaló una central de monitoreo para llevar el control de la evolución de, al menos, diez pacientes en tiempo real.

Según explicó Jorge Arauz, jefe del servicio de Cardiología del San Juan de Dios, esta unidad está integrada a todo el sistema, incluidas el área de Hemodinamia.

“Más que una unidad coronaria, esta es una unidad de Cardiología con una unidad de cuidados críticos coronarios, similar a cuidados intensivos cardíacos”, dijo el especialista.

Entre los equipos disponibles en la Unidad hay un ecocardiograma para realizar estudios al paciente en la cama sin necesidad de trasladarlo a la sala de ecocardiografía.

Según informó la oficina de prensa del San Juan de Dios, este aparato tiene un moderno programa para analizar los estudios en tiempo real y realizar mediciones.

Además, las camas tienen varias funciones: permiten accionar los movimientos mediante controles integrados, tienen balanza, batería de respaldo y colchón especial para prevenir úlceras.