Fuente: La Prensa

Con la intención de mermar las largas filas que inundan las instalaciones del Banco de Crédito Agrícola de Cartago (Bancrédito), entidad encargada del cobro del nuevo impuesto de salida vía terrestre, ayer arribaron cinco cajeros automáticos para cancelar el tributo.

Así lo confirmó a este medio, Neftalí Garita, director de Alianzas Comerciales y Convenios de la institución, quien indicó además que los cuatro cajeros se ubicarán en cada uno de los puestos fronterizos y se colocará uno a las afueras de la sucursal de Bancrédito en San José.

Indicó que esperan tener en funcionamiento los cuatro cajeros automáticos a más tardar la próxima semana, pero por la lejanía de algunas de las zonas, así como por las pruebas a cada una de las máquinas, no podían comprometerse con una fecha específica.

“Ya llegaron, hoy -ayer- los están entregando a nuestra Oficina de Proveeduría para que les hagan el plaqueo. Nosotros esperamos este fin de semana instalar uno aquí en la entrada del banco -en San José- para que la gente venga y se pueda descongestionar un poco la fila”, aseguró Garita.

Agregó que a más tardar el miércoles se procedería a instalar este moderno mecanismo de pago en las respectivas fronteras, pero dándole prioridad por la alta demanda a Peñas Blancas.

Los nuevos cajeros automáticos con los que se podrá efectuar el pago de este joven impuesto fueron traídos desde México y cuentan con tecnología alemana.

El Banco de Crédito Agrícola de Cartago y sus afiliadas, entre ellas agencias de viaje, compañías de buses y la Cooperativa Coopealianza son las únicas empresas autorizadas para hacer efectivo el pago del tributo.

Este impuesto debe pagarlo toda aquella persona que desee salir del país por tierra, por lo que se deben cancelar un monto de $7; $5 van a la Dirección General de Tributación (DTG) y $2 al Servicio Fitosanitario del Estado (SFE).

La intención de este nuevo arancel es aportar recursos para el mejoramiento de los puestos fronterizos.