Fuente: La República

Si el Gobierno de Carlos Alvarado incluye un impuesto a las transacciones bancarias y el cobro de la renta mundial en el préstamo ampliado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por $2.250 millones, estaría cometiendo un grave error, según políticos, empresarios y economistas consultados por LA REPÚBLICA.

Por un lado se corre el riesgo de que la gente prefiera hacer sus transacciones con efectivo, lo que implicaría que los bancos tendrían menos dinero para prestar, dijo Daniel Suchar, economista independiente, para referirse al posible tributo a las transacciones bancarias.

Mientras tanto, la renta mundial ahuyentaría la inversión extranjera, lo cual, es mucho más grave en momentos en que el país tiene un desempleo por encima de 24,4%, agregó María Inés Solís, diputada de la Unidad.

Recortar el gasto público a través de la eliminación de plazas y cierre, fusión y venta de activos estatales -más allá del Bicsa y Fanal – ayudarían al Estado a eliminar la duplicidad que hoy genera poca efectividad y altos costos, consideran empresarios como Enrique Egloff, presidente de la Cámara de Industrias.

Hoy se daría a conocer el acuerdo del Gobierno con el FMI.

De momento, lo único confirmado es que el préstamo no incluirá aumentos en el IVA, no afectará a personas con salarios menores a ¢800 mil, no implicará despidos masivos y no se afectará a las zonas francas, según el presidente Carlos Alvarado.

Ayer trascendió que el gobierno cobraría tributos a las cooperativas y nuevos tramos para la renta al salario.

Expectativa

Economistas, empresarios y diputados advierten al Gobierno de los peligros de incluir en la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), aspectos como la renta mundial o impuestos a las transacciones bancarias.

Gerardo Corrales
Economista
Economía Hoy

Debería anunciarse un compromiso estricto de regresar a la regla fiscal sin excepciones.
Se debe establecer un salario único para mismas funciones y cerrar y fusionar instituciones en busca de eficiencia.
Lamentablemente el gobierno pensaría en un impuesto de fácil recaudación y amplia cobertura, como el impuesto a las transacciones financieras, a las propiedades, y la renta al salario para trabajadores y a pensionados por encima de ¢800 mil.

Natalia Díaz
Presidenta
Unidos Podemos

El aumento de impuestos no va a mejorar la situación de las familias y del país.
Hay que entender que aquí hay un juego peligroso y es que le van a exigir a los costarricenses más cargas, con el fin de obtener dinero y que sea el próximo gobierno el que tenga que tomar las medidas drásticas e impopulares.
En resumen, el gobierno busca la forma menos traumática de finalizar su periodo, que se enfoca en obtener dinero para el mismo Estado.

Enrique Egloff
Presidente
Cámara de Industrias

Deben sentarse las bases para un Estado eficiente, que use los recursos que recibe para el bien común y no para pagar excesos y beneficios odiosos.
Dentro de esto, o se abren los monopolios del Estado en electricidad y combustibles, o se incluyen reglas claras para que dichos monopolios sean eficientes y trabajen para dar los mejores precios posibles a los consumidores.

Álvaro Ramos
Economista
Director Académico de LEAD University

Parece casi inevitable que hayan más impuestos dada la magnitud de la crisis fiscal.
Una opción es que sean temporales algunos de ellos; en otros casos, puede ser una oportunidad para rediseñar un sistema impositivo que no es conducente a una cancha pareja para todos, por ejemplo cuando pensamos en el impuesto de renta corporativa.
Y sin duda, la renta personal se debe contemplar un rediseño hacia renta global.

Édgar Robles
Economista
Ecoanálisis

No tengo muchas esperanzas de que el gobierno se vaya a comprometer con una agenda de control de gasto público y me temo que que no se tocará el empleo público.
Aumentar los impuestos sería la mayoría de las medidas.
Se ha hablado de que van a tratar de impulsar un impuesto sobre las transacciones financieras, lo cual iría contra las tendencias mundiales que buscan la bancarización de la población; además, creo que aumentarán impuestos de renta a los asalariados y a las cooperativas.

Xiomara Rodríguez
Jefa de fracción
Restauración Nacional

Tenemos una cierta tranquilidad con lo que ya ha dicho el presidente, pero todavía estamos a la espera de conocer el documento completo.
Queremos evitar que el Gobierno se aproveche de la coyuntura para meter una carga excesiva de impuestos.
Tenemos que tener cuidado con lo que el Gobierno desea impulsar.

María Inés Solís
Diputada
PUSC

La renta mundial que se anunciaría me parece una propuesta irresponsable, se siguen presentando iniciativas meramente ideológicas que aunque se venden como una solución a los problemas del país, no es más que populismo y tienen como consecuencia final la disminución de la competitividad y por ende un empobrecimiento para los costarricenses.
Debemos de tener claro que Costa Rica es un “importador de inversiones” no un “exportador de inversiones” y en este sentido esta es una propuesta peligrosísima.

Daniel Suchar
Economista
Independiente

Esperamos que se anuncie la venta de Bicsa y Fanal y algunos ajustes en el impuesto a la renta al salario por encima de ¢800 mil.
Otro tema que se ha dicho sería un impuesto para grandes contribuyentes, la renta mundial y global.
Pienso que hay espacio para un aporte solidario a salarios por encima de ¢1,5 millones.
Si se incluye un impuesto a las transacciones bancarias, sería un grave error, porque la gente pagaría en efectivo y eso aumentaría tasas de interés.