Fuente: La Nación

El impacto de la pandemia se refleja en los ingresos tributarios del Gobierno, los cuales cayeron casi 12% (11,54%), en el acumulado de enero a agosto, respecto a igual periodo del 2019, informó este viernes el Ministerio de Hacienda al presentar las cifras fiscales.

Dicho resultado significa que se dejaron de percibir ¢342.963 millones en los primeros ocho meses del año, en comparación con la recaudación acumulada a agosto del año pasado.

Mientras tanto, el gasto total del Gobierno Central, incluyendo intereses, creció en 2,60%, informó Hacienda en un comunicado. Resaltó que ese crecimiento es menor al registrado en el 2019, cuando se ubicó en un 12,06%.

Pese a ese menor crecimiento del gasto total, la combinación con la caída en la recaudación deriva en un incremento del déficit financiero (diferencia entre ingresos y gastos totales) del Gobierno (incluidos los intereses de la deuda).

Ese indicador se elevó a 5,82% del producto interno bruto (PIB), en comparación con el 4,10% registrado a agosto del año pasado, detalló el informe. El faltante fue de ¢2 billones (¢2.007.063 millones), es decir, el gasto total del Gobierno superó en esa suma a los ingresos, en los primeros ocho meses.

El déficit primario (si incluir los intereses) estaba hasta agosto en ¢870.207 millones, lo cual equivale al 2,52% del PIB. El año pasado, en ocho meses, esta cifra representaba el 1,56% del PIB.

El peso del pago de intereses de la deuda sigue impactando cada vez más a las finanzas públicas. Este año representó 56,64% del déficit financiero, pues alcanzó los ¢1.136.857 millones (3,30% del PIB).

El ministerio encargado de las finanzas recordó que, a julio pasado, la deuda ascendió a casi ¢22,7 billones (¢22.671.543 millones o 65,77% del PIB), equivalentes a $38.452 millones.

Según Hacienda, en los primeros ocho meses del año se presentó una merma en el impuesto sobre la renta del 8,94%, respecto a lo captado en el 2019. Esto significa en números absolutos ¢100.118 millones (0,29% del PIB) menos en este 2020.

También se presentó un descenso en la recaudación por el impuesto al valor agregado (IVA) del 5,21%, respecto al acumulado de enero a agosto del 2019. En este caso, la reducción es de ¢53.030 millones (0,15% del PIB), debido a un duro impacto en el ingreso de este impuesto en aduanas (-22,83%).

Hacienda reportó, además, una fuerte caída en lo captado mediante el impuesto único a los combustibles; en este caso fue de 17,73%, lo cual corresponde a ¢64.460 millones (0,19% del PIB).

Agregó que la recaudación por los impuestos selectivo de consumo, a las importaciones y derechos de salida también presentan importantes reducciones.