Fuente: CM&lanoticia

En los próximos días habrá un recorte de los gastos aprobados en el presupuesto del 2014 para garantizar estabilidad.

El Ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, confirmó las versiones divulgadas hoy por diferentes diarios en el sentido de que el Gobierno prepara un recorte de gastos para tranquilizar al mercado, pero se abstuvo de divulgar el valor del recorte.

  “No está definido cuál será el recorte que haremos, pero con seguridad será uno capaz de mantener la solidez fiscal y la estabilidad de la deuda neta brasileña”, dijo Mantega en declaraciones que concedió a periodistas.

Agregó que tampoco se ha definido la fecha en que será anunciado el recorte pero aclaró que el Gobierno tiene de plazo hasta el 20 de febrero para hacerlo.

“Estamos realizando estudios, discusiones y simulaciones. Cuando concluyamos todo eso tendremos un número definido”, dijo.

Según las versiones de prensa, el recorte presupuestario puede superar el anunciado a comienzos del año pasado y que sumó 28.000 millones de reales (unos 11.670 millones de dólares al cambio actual).

La medida permitirá que el Gobierno garantice el cumplimiento de la meta que se impuso de terminar 2014 con un superávit fiscal primario (ingresos menos gastos públicos excluidos recursos destinados al pago de intereses de deuda) de cerca del 2,09 % del producto interior bruto (PIB).

De acuerdo con el diario O Globo, el recorte busca calmar los mercados y atajar la salida de dólares y la fuerte subida de la divisa estadounidense con respecto al real por las dudas de los inversores sobre la situación de laeconomía de los países emergentes, incluyendo los latinoamericanos.

El anuncio demostraría el compromiso del Gobierno brasileño con una política fiscal austera.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, participó en la edición de este año del Foro Económico Mundial de Davos igualmente con el objetivo de manifestar el compromiso del Gobierno con sus cuentas públicas y reconquistar la confianza de los inversores.

El propio Mantega admitió hoy que Brasil pasa por un período de volatilidad en los mercados, que elevó la víspera el valor del dólar a 2,42 reales, su mayor cotización desde el pasado agosto.

El ministro atribuyó la depreciación del real al crecimiento económico menor esperado en China, el mayor socio comercial de Brasil, y a una posible aceleración en la retirada de los estímulos a la economía estadounidense por parte de la Reserva Federal (FED).

“Cuando China crece menos, consume menos materias primas, lo que afecta los mercados como un todo por tratarse de una de las mayores consumidoras mundiales”, dijo.

El funcionario agregó que, pese a esas amenazas, Brasil está en mejores condiciones para enfrentar una crisis. “Tenemos muchas reservas y una deuda externa pequeña. Como nuestras reservas superan la deuda externa, nuestra situación es estable”, agregó.